UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

sábado, 24 de marzo de 2018

Viento en las letras


Hoy miro el viento que no cesa en su alterado golpeteo. Me siento como ido entre sus dedos, tocado en lo sentidos. Busco su calma en el cielo, busco la calma en mi interior leyendo con el cuerpo desnudo y la mente alocada entre sus sonidos.





Dice el poeta Neruda que el viento es un caballo que corre por el mar y el cielo. Hoy parecen más veraces sus letras al soplar el viento con tanta fuerza que corre hundiendo sus cascos como cuchillos en mi cabeza. Fríos son sus dedos, ásperas sus caricias, hasta duelen miserables, rotos, coronados por el soplo del mundo.


El viento me ha encerrado en la casa de los ungidos olmos. Soy prisionero de mí mismo. Solo encuentro la libertad leyendo en soledad a Neruda, abrazado de libros de viajes que caminan entre dualidades de florecientes sexos.

El viento no me deja ya recordar como son tus labios, tu piel salpicada de vellos negros, tus dedos que me hacían gritar entre soñados juegos. No puedo ver tus ojos, ni oír tus palabras que un soplo se lleva implacable y vengador. Hoy el viento me ha arrancado tu memoria de mi memoria.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente








No hay comentarios:

Publicar un comentario