UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

viernes, 19 de mayo de 2017

Mi mundo de cristal



Encerrado en mi mundo interior sorbo mis silencios buscando la forma de romper el cristal que me confunde. Un cristal hecho de mordazas y miedos, de desengaños y ausencias, de nostalgias e inquietudes.

Me siento como hundido en el fondo de una botella desde la que ver el mundo protegido por un muro de simuladas transparencias. Romperlo con alguien que te ayude a hacerlo sería como un sueño, o al menos eso creo. Porque igual estoy equivocado, y lo mejor, dadas las experiencias, es romperlo solo.

Y es que a veces pienso que nos obstinamos en lo que no debe ser, como el querer encontrar a un amigo que sea tu cómplice. Esa fue mi única intención en la cita a ciegas de la que os hablaba en el post anterior.  No había nada más. Solo el tener a alguien con quien compartir mi otro lado, que rompa conmigo ese cristal que nos confunde. Y eso parecía darse en los whatsapps que intercambiamos. Lo demás si llega es porque ha de llegar y sino por lo mismo.


Agradezco de corazón todos vuestros comentarios y muestras de apoyo. Como dice el Antiguo Testamento en el Génesis: Y el Señor Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea... Y a mi me ha dado una gran ayuda, la mejor, el teneros a todos vosotros como compañeros de viaje. Abrazos desde dentro.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente










4 comentarios:

  1. Esto de las jaulas de cristal en las que voluntariamente nos encerramos no se limita por desgracia ni a casados bisexuales ni a homosexuales armarizados ni a adolescentes problemáticos ni a personas que sufren algún tipo de maltrato o dependencia ni a un montón de categorías más que te puedas imaginar. Esto es mucho más común de lo que parece y, por raro que parezca, muchas veces preferimos continuar en nuestra burbuja de dolor simplemente por miedo, miedo a lo que pueda haber ahí fuera o a lo que pueda pasar si nos atrevemos a romperla.
    Y conste que esto no lo digo pensando precisamente en ti, es solo una reflexión que me ha surgido a través de tus hermosas palabras.
    Como siempre, un abrazo y todo mi afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo. Totalmente de acuerdo contigo, no se puede decir mejor. Ese miedo a romperla nos impide muchas veces disfrutar de lo auténtico. Habrá que estar atento para entender, saber y comprender que es lo mejor para nosotros en todas las facetas de la vida. Estamos en ello. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Vivir siempre en esa burbuja de cristal agobia bastante, así que hay que ir rompiendo de vez en cuando esa pompa y respirar y no me refiero a lo físico, podría decir que al alma, pero soy ateo en no creo en esas cosas. Respirar e inspirar cogiendo aire.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, respecto al alma esa burbuja de cristal está más que rota, creo en las energías que nos rodean y ahí no hay miedos ni inquietudes, tan solo maravillosas realidades. Es precisamente en el plano social donde nos prohibimos exteriorizar, aunque precisamente ayer la rompí como tu me propones. Lo hice con un amigo casado de este viaje, amigo de tiempo. Comimos juntos, hablamos de esta burbuja de cristal que nos rodea, nos apoyamos en nuestras inquietudes y sensaciones. Y nos dimos un abrazo que me supo a tanta o más entrega que si hubiese habido intimidad. Así es maravilloso este viaje, como lo es tener amigos como tú, en la distancia pero tan cerca en el corazón. Un abrazo.

      Eliminar