UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

martes, 7 de febrero de 2017

El nudista, un corto tan natural


Hace un par de meses leí en las redes sociales sobre el cortometraje El Nudista, dirigido por Alejandro P. Waudby. Desde la semana pasada ya podemos verlo online (https://vimeo.com/202262977). Reconozco que tenía verdadero interés en conocer como se había tratado un tema que resulta aún incomodo en una sociedad que juzga en demasía lo que hacen los demás desde su libertad.




No me ha defraudado, todo lo contrario. Me ha arrebatado como es tratado el tema desde la inocente mirada de un niño, pasando por todos los traumas de una no resuelta educación, moralista en exceso, que nos hace actuar según los dictados de los otros. Y es ahí donde he visto reflejados mis miedos. En mi época universitaria estuve tentado de ir a una playa nudista. Es más, una compañera de clase se apunto a la idea, pero claro, como ir los dos solos. Por eso afirmo lo de tentado, porque automáticamente en mi mente salto un resorte que me decía que eso era lascivo, obsceno, pecaminoso, que acabaríamos follando en la caliente arena rompiendo todas las normas de la más estricta moralidad. Más o menos tendría la misma edad del protagonista, cuando su indecisión no le permite actuar en plena libertad.

Tuvieron que pasar casi veinte años para poder cumplir mi sueño, sentirme libre de ataduras, complejos. Fue en una playa de una belleza sublime, a la que llegue por casualidad, aunque las casualidades no existen. Ver a todos aquellos hombres, mujeres y niños bañándose y tomando el sol en desnudez me motivó, quitándome de un plumazo todos mis tabúes. Esos cuerpos formados con el paso de su tiempo, me arroparon, entrando en el agua desnudo con la alegría y la inocencia de lo más bello. Desde entonces solo uso el bañador cuando me veo obligado a ello. 

Las secuencias que impresionan  en el corto con mucha sutileza y hermosura son las de la desnudez. Admirables los fotogramas de cuerpos desnudos que se muestran como son, sin más aditivos que la propia piel.  Como delicioso el final que resume una vida embellecida por el deseo de ser nudista.



El Nudista es un cortometraje que no solo hay que ver, también nos hace reflexionar sobre la voluntad de ser uno mismo, pues en su metraje no solo está el deseo de ser libre, sino el brillante retrato de una sociedad anclada en sus propios miedos.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente


etirará inmediatamente