UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

martes, 31 de enero de 2017

Sigo caminando en soledades




Sigo caminando en soledades interiores, fatigada la cabeza sobre las dobladas rodillas. Ni un verdear en el horizonte. Todo silencioso páramo roído por una sombra que no está pegada a mi existencia.

Hay días que a lo lejos, como en un espejismo, vislumbro la mano de un cuerpo que pretende ser mi amigo. Tentadora somnolencia de vida que acaba diluyéndose ante las humanas construcciones de dilaciones, resistencias y quehaceres.

El pedregal muestra atroz la necedad de una inquietud con inquietudes inoportunas, surgidas de emboscadas trazadas por palabras amables desde arriba y desde abajo. 

Flaquean las piernas, la existencia no se sabe, su misterio es que los placeres, cuando se sobrepasan en su medida pasan a llamarse condenas. Condenas de arena infatigable sobre el rostro de un hombre dormido en la playa. 

Queda un amago de esperanza como consuelo al amargo reproche. Algún día ese rostro se mostrará terrenal y libre, proyectando la delicada sombra de su sonrisa en mis reposados ojos.

Sigo caminando  en soledades de intrépidos y frecuentes silencios.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente







No hay comentarios:

Publicar un comentario