UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

viernes, 22 de julio de 2016

Ser dual


Ser dual, no significa que se viva una vida que no es la tuya. Ser dual, es aceptar que eres diferente, que puedes compartir tus abrazos de piel tanto con un hombre como con una mujer. Ser dual, es no encasillarte en calificativos que lo único que conllevan es un daño emocional descomunal. Porqué ahí viene el verdadero y sangrante problema para muchos de nosotros, al considerar la posibilidad de que seamos solo homosexuales y vivamos una vida equivocada.

¡NO! No somos homosexuales, somos hombres o mujeres que tenemos la capacidad de amar y sentir sin condicionantes de género. Y sino me crees, haz como yo, vuelve a  anteriores etapas de tu vida cuando conociste a tu esposa. Si te enamoraste hasta las trancas, si solo vivías por ella, si apartaste muchas cosas y actividades por ella, si construisteis un futuro en común, es que la amabas. Si sigues con ella es porque ese amor sigue alimentando tu vida, aunque a veces necesitemos acariciar la piel de un hombre en nuestros sueños o con nuestras manos. ¿A qué no pensamos  entonces que es un regalo ser dual?


No lo creemos así, porque cada crisis de pareja, que todas los tienen, nos calentamos la cabeza pensando en que hemos errado en nuestra vida. Que ello sucede por nuestras inseguridades y temores con respecto a nuestra sexualidad. Nada más lejos de la verdadera realidad. Suceden porque la convivencia desgasta, que tal vez la hayamos descuidado más de lo que creemos. Te aseguro que los que se consideran solo heteros también pasan por nuestro mismo deterioro emocional, aunque ellos supuestamente solo ponen miras en el sexo femenino y no se plantean nada más que gozar con otra. Y digo supuestamente, porque las encuestas al respecto dan datos sorprendentes, sobre todo en el arco de edad menos reprimido, los jóvenes. Más de la mitad dicen sentirse bisexuales. Estoy seguro que el crecer sin barreras en este tema convierte a las personas en más libres, sin importar con quien encuentres el amor.

Nuestra represiva y moralista educación en la que el pecado era una losa que no nos dejaba vivir, sigue actuando considerando que todo aquello que parezca no cumplir con esos principios recibidos es inapropiado. Valora tu vida, y recuerda que solo eres tu quien la vive. Si eres dual, mejor para ti, tus experiencias al respecto pueden ser mucho más gratificantes de lo que crees. Luego, lo que hagas sexualmente concierne a tu conciencia, a como lo califiques en razón y cuidado, pensando sobre todo en tu pareja.

Si esa educación recibida te hizo casarte sin amor, solo para ocultar tu homosexualidad, entonces lo mejor es que subsanes ese error cuanto antes, a no ser que prefieras vivir bajo la conveniencia social. Acertar con la verdadera felicidad solo nos concierne a nosotros mismos y por ello dan muchos el paso de encontrarse con su autentica realidad. De ahí también proviene ese ansia que tienen algunos excasados con mujer de querer sacar del armario a los bisexuales casados al considerar que todos actúan erróneamente, tal como lo hicieron ellos. Y de ahí también el error, ya que cada uno es el caballero de su vida y nadie más tiene derecho a entrar en ella.


Ser dual no significa que no quieras a tu mujer. Ser dual te enriquece como ser humano y hace que aprendas a no juzgar a los demás. Ser dual es conocer la libertad. Como dice Séneca, la vida ha de aleccionarse con ejemplos ilustres, no acudamos siempre a los antiguos.

Aleccionemos nuestra vida con aquello que más deseemos, en nuestro caso amando a nuestras esposas con el secreto de una soñada caricia. No te hagas más daño. No busques desde fuera lo que ya conoces desde tu interior. Acéptate como el ser maravilloso que eres y se feliz.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente





8 comentarios:

  1. Me identifico con todo lo que dices .saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Un amigo me envió un mail hablándome de su estado emocional y lo he escrito pensando en él y en todos quienes en su misma situación se sienten o nos hemos sentido culpables de ser como somos. Aceptarnos es vivir.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gracias Germán¡! No has podido estar más acertado con la entrada de ser dual,en estos momentos tus palabras me vienen como un bálsamo para mis heridas,me alegro de haber encontrado tu blog y seguiré estando por aquí de ahora en adelante.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi es un placer que estés por aquí, y me alegro que te ayuden para cicatrizar tus heridas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola German, tiene muy poco tiempo que me encontre con tu blog, y desde un inicio me parecio muy interesante, ya que me encontraba en una situacion similar descubrir mi bisexualidad a una edad madura, y a pesar de querer leer tu viaje desde el comienzo y no iniciar en tus más recientes publicaciones, me encuentro con este post, que parece definirte, no solo a ti sino a muchos hombres que cruzan por una situacion similar; QUE DEBEMOS ACEPTAR NUESTRA DUALIDAD amarnos a nosotros mismos tal y como somos y no dejarnos llevar por prejuicios, y sentirnos afortunados de poder a una persona sin importar su sexo.
    Gracias por compartir tu experiencia con todos nosotros.
    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ed por tus palabras. Siento no haberte contestado antes, ya ves que he estado un poco apartado del blog, precisamente por esa dualidad que nos caracteriza y que cada vez amo más.

      Solo desearte lo mejor desde nuestra dualidad, que seas muy feliz. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Excelente W. Ser dual es maravilloso cuando se acepta y se vive sin miedos. Un abrazo.

      Eliminar