UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

sábado, 18 de junio de 2016

A proposito de un "calvo" en un realyti televisivo


No soy mucho de ver la televisión y mucho menos de ver realytis. Ya se que eso lo dicen todos, que suena a excusa barata, pero en mi caso es cierto. Lo que pasa es que era jueves por la noche y estábamos cenando en casa de los suegros. Así que uno tiene que tragarse lo que ellos desean ver, y no lo que te gustaría ver. Pero mira por donde va y se pone un pelín interesante.

Entre bocado y bocado, comentarios del día y otros de índole familiar. De repente se escucha por la televisión como el presentador le recuerda a uno de los concursantes de Supervivientes que ha de cumplir una promesa, que por cierto desconozco el motivo de la susodicha.  Lo que le recuerda Jorge Javier es que se había comprometido a hacer un calvo. Oséase enseñar a todos los telespectadores el culete. Vamos, que al presentador ese tipo de promesas no se le olvidan. Es todo un crak, y no lo digo de coña.  Puede presentar cualquier programa que se precie y con un dominio total, que eso es lo más complicado. Sabe como salir victorioso de cualquier situación, como esta, que en otros quedaría simplemente patética.

Con algún que otro remilgo, a decir verdad más bien puro teatrillo, y tras decir que no se ha depilado, el concursante se pone en primera fila y se baja el bañador para mostrarnos un culete bastante escuálido, que esta claro que pasa mucha hambre el chico en la isla. Pero hete aquí que el presentador tras recordar que las promesas están para cumplirlas, entre otras lindezas viene a decirle que tiene un culo muy feo, que tiene pelillos. El chaval no sabe ni como salir del embrollo asegurando que claro allí no se lo ha depilado. Así que el presentador no duda ni un momento en recomendarle la depilación láser, que es definitiva, jajajajaja… una situación de lo más surrealista.



Entre los presentes nadie dice nada, parece que no reparan en ello embebidos en la conversación familiar, pero en mi interior se oye un profundo: ¡Horror!. Pues a mi si que me ha gustado, que prefiero que tengan pelillos, que me da más morbo.

En toda esta entelequia, no entiendo nada. Jorge Javier debe saber como buen defensor de los derechos de los gays, que lo que primero debe primar es el respeto, que para gustos colores, y que si él los prefiere bien ralos, otros gustan de un culete más varonil. Aunque lo más importante es que nadie se obsesione por ello, que cada uno es como es, y tiene el culo que ha de tener. Porque seguro que más de uno después de oír a una persona tan mediática habrá ido corriendo a depilarse al ver que sufre de lo peor que pueda pasar en este mundo, tener vello en el culo.


Estoy seguro que a estas alturas de este alegato pensareis que qué me ha pasado. ¡Tenéis razón!. No es normal que hable de estas cosas. Pero que queréis que os diga, uno también tiene sus debilidades, y me hizo mucha gracia aquella situación en horario de máxima audiencia.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente







4 comentarios:

  1. Coincido contigo, para gustos los colores. Hay tantas preferencias como personas y se logra la armonía cuando se respetan las de los demás y se hacen valer las propias en el marco de la tolerancia. Divertido leerte también en estos temas que, por considerarlos superfluos, muchas veces reprimimos y evitamos privándonos de cierta diversión; además lo abordas con altura, de modo que no resulta chocante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, no me parece nada respetuoso decirle al concursante que se ha de depilar, y más estando en las condiciones en las que están. Así es como nacen muchos traumas en gente que no se acepta, que se ve odioso, feo, ridículo, teniendo vello corporal. La sociedad marca mucho en ese sentido, y se de lo que hablo, pues a mi me paso en mi época de estudiante al sufrir la burla de alguno que creía amigo.

      Igual me caló por lo que sufrí en su día. Bastante hizo el otro en cumplir su promesa.

      Eliminar
  2. Uff-uff-uff, como no quiero ser politicamente incorrecto no me voy a meter a hablar de culetes peludetes que ya sabes tú que con ese tema pierdo la moderación,el sentido común y sobre todo el decoro, jajaja. Pelillos al poder, vaya....¿y la mala suerte que tengo, que todos los culos que se me cruzan son tirando a lampiños? ¡Ainsssss! Que el tema se estaba poniendo un poco más profundo y siempre me salgo del tiesto, ¿no?
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja... pues está bien ser de vez en cuando políticamente incorrecto. Ahí esta, que entre los lampiños y los depilados cuesta mucho encontrar el morbo que le pone a uno. Siempre queda la esperanza del propio, jejejeje

    Anda, que no era mi intención ponerte los dientes largos. O sí?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar