UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

lunes, 27 de junio de 2016

Nudismo en casa


Con el buen tiempo apetece andar por casa desnudo. Es lo que llamamos nudismo casero.  Si vives solo genial, pero si vives con familiares o amigos habrá que consensuarlo antes para no molestar a nadie.


Soy de los que opinan que es una gozada llegar a casa después de la jornada laboral, darse una refrescante ducha y después de secarse no ponerse nada encima, tan solo las ganas de disfrutar de tu piel, de sentir millares de sensaciones en cada paso, en cada secuencia del día o tan solo en el reposo del que no se mueve.   

En mi caso lo practico siempre que puedo, que no siempre que quiero. Mi mujer solo me advierte de que no debo hacerlo cuando los vecinos merodean por mirar o cuando se espera visita en casa. Me siento con suerte. Ahora mismo escribo estas líneas con la misma ropa con la que llegue a esta vida. Libre de cargas que me oprimen. Es mi parte de libertad.


Desnudo de cuerpo, abierto de mente, perteneciéndome a mi mismo, vivo mi voluntad con naturalidad y agrado. Es la elección de un sentir.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente







martes, 21 de junio de 2016

Despertares de blancos sueños


Despertar del sueño, recordando los pliegues gustados, es convertir el espacio en más largo. Es como seguir retozando entre las sábanas mientras te desperezas y sentir en la entrepierna una erección que saluda a la mañana más colmada.



Tu hombría se relame por dentro, sintiéndote realmente como un macho con ganas de henchirse dentro del regazo del hombre soñado. Aquel que desapareció al abrir los ojos dejando un rastro de semen caliente en tu abierto pecho.

Incorporado en la cama miras con deseo atrás en el tiempo, recuperando esos momentos en que hacías tuyos a hombres salidos del blanco lienzo, sumisos a ti, entregados a tu carne sobre la caliente cama. 

Retozaban en ti, mimándote con sus bocas, entregándote sus vacías entrañas. Como un verraco aguantabas hasta estallar en orgiásticos gemidos. Y volvías a estar duro, dispuesto a ganar otro cuerpo, y otro, y otro. Hasta que las fuerzas te derrumbaban sobre sudorosos hombres nacidos en el sacudido sueño para ti.



Ahora, de pie, apenas quieres abrir los ojos a la realidad de la mañana que se muestra en el aire infalible y certera. Mejor quedarse con los caudales del sueño, aquellos que te abrieron en blancos placeres en una noche en la que los amantes te anegaron como fantasmas de meditados anhelos.




Con los ojos cerrados, tus manos sacuden las raíces del discernimiento para no despertar del nacarado sueño. Al mirar dentro, todo sigue entre deseos y sumergidos orgasmos.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente