UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

lunes, 25 de abril de 2016

Como un aire ligero

Hay fotografías que cuando las veo me llegan como un aire ligero que eriza mi piel. No son tiempos de sexo, ni de sometimiento o delirios. Son secuencias compartidas con un buen amigo, tan llenas de amistad que las palabras sobran.


Instantes vividos sin hora en el reloj, placenteros, en los que la complicidad se muestra eterna. Solo habla la piel, la blanca sensación de encontrarse pegado a un alma. Nadie turba, ni ellos mismos, el reposo de dos entregados hombres.


Las manos no juegan, ¡sienten!. Las miradas no escudriñan, ¡miran!. Los sexos no brincan, reposan sumidos en la complacencia de lo más intimo. Solo el agua parece saltar empujada por espumas que recuerdan otros momentos en los que la pasión quedo enredada entre voraces bocas.

Ahora es el momento de sentirse. Sentirse en grande, hermosos, como dioses que reposan bañados por la luz del placer. Adornados con la presencia del otro, rendidos a estar, sin más razón que la de estar juntos. No solo se vive del sexo. Hay también que respirar goce, embeberse de rumor de vida, deleitarse con la presencia del hombre que conmueve nuestros collados. ¡Que bello es sentir como flota en el aire el secreto de lo humano!.


Es lo que me ha pasado al ver esta imagen, tan llena de amistad que suena a verdad.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente

No hay comentarios:

Publicar un comentario