UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

martes, 22 de marzo de 2016

Sentirse como un puzzle incompleto


El otro día un amigo de viaje me decía que nuestra vida acusa la soledad, que aunque estemos acompañados, siempre hay una parte de nosotros que jamás está llena, como un puzzle sin completar, a falta de una pieza. Decía que podemos pintarla, recomponerla, recortarla, acoplarla, pero ¡nunca!, ¡nunca!!!.... se rellenará como es debido, pues esa pieza está perdida. Apuntaba que la falta de esa pieza es la que imprime esa nubecilla de pena a su ser, aún estando pletórico de felicidad.


En realidad, montar el puzzle de tu vida puede ser más o menos complicado, teniendo en cuenta el número de piezas en los que la hemos cercenado. Ahí radica todo, en que recortamos la vida una y otra vez sin ser plenamente conscientes que nunca debíamos hacerlo, pues es fácil perder una o varias de las piezas cortadas.

¿Por qué dividir en piezas de un puzzle lo que debía ser una imagen indivisible, sin cortes o fisuras? ¿Porqué no vivir tal como sentimos? Si lo hacemos desde el alma se hará feliz. Porqué como dice Séneca: Se apoya en cosas frágiles el que se alegra de lo que de fuera le llega. El gozo que entró volverá a salir. Pero aquel que nace de uno mismo es constante y firme, crece y prosigue hasta el final…

La vida, nuestra vida, nos pertenece por derecho propio. Es nuestra y debemos vivirla, gozarla, disfrutarla, saborearla en su integridad. En mi caso estoy trabajando en mi camino interior, sanando todo aquello que cercena mi vida. Con mucho esfuerzo y dedicación he conseguido que esas piezas del puzzle se reduzcan a dos, y voy viendo como la línea que las separa se va diluyendo, encontrándome a mi mismo como el todo que hay en mi.

Se que no es fácil, pero se puede. La meditación, el yoga, los paseos por el monte, la brisa de la playa, la familia y los amigos, recuperar mis aficiones de antaño, pero sobre todo mu mujer, van ayudándome en recomponer mi vida. Venimos a este mundo con un plan trazado que vamos perdiendo de la memoria a medida que dejamos la infancia para adentrarnos en ser adultos. Interiorizando podemos recuperarlo y ser plenamente felices, dejando atrás los artificios que creemos que nos van a ayudar en ello, y que en realidad nos hunden en el abismo mas inyecto.


En nuestras manos tenemos el estar vivos, no dejemos de caminar en ese sentido. Hoy te invito a que coloques las piezas que tienes en tus manos, a que me acompañes en ese viaje, tan necesario para que seamos felices.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente







6 comentarios:

  1. Hummmm...yo no creo que en realidad nos falte nunca nada, tenemos al alcance lo que de verdad necesitamos, de manera que siempre está en nuestra mano tener ese puzzle vital completo. Lo que pasa es que a menudo olvidamos que tenemos todas las piezas...
    ...como siempre te digo, es un placer sentirte tan en paz y "tan completo".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, en realidad es nuestra mente la que divide, la que va carcomiendo nuestra vida. Ser uno mismo, por muy duro que sea es lo mejor. Educado por la sociedad me puse lineas. Las he ido eliminando, y no veas la diferencia, vuelvo a ser yo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué bien escribes, Germán. Creo que eres la primera persona que escribe poesía en prosa (no sé si se entiende lo que quiero decir, pero bueno).

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo. Es un placer tenerte por aquí y leerte en tu blog.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Siempre me ha parecido esencial dedicarse cierto tiempo a uno mismo y a sus pensamientos o reflexiones. Hay gente que no lo entiende, pero ya sea correr solo o darte un paseo por la playa sin interferencias externas, son cosas que te ayudan a ver todo desde otra perspectiva y aclarar la mente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Marcos, disfrutar de la soledad cuando se necesita es maravilloso. Interiorizar, meditar, llenarse de uno mismo para mi es necesario, y más en estos tiempos tan llenos de tecnología, prisas y sinsentidos.

      Un abrazo.

      Eliminar