UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

viernes, 4 de diciembre de 2015

Yoga nudista


Los que seguís el blog conocéis mi gusto por el naturismo como una forma de vivir en libertad sin ataduras ni conceptualismos. He practicado nudismo en la playa, en casa, en la montaña o en el spa, estando abierto a otras vivencias en las que gozar de mi libertad.


Hace un año descubrí en internet el yoga nudista. Practico Yoga siempre que puedo porque me relaja y me aporta mucha positividad y energía, así que me dije que tenía que probarlo. Una tarde de septiembre prendí unas velas y unos inciensos en casa. Puse unos mantras en la cadena de música y con tan agradable ambiente realice los ejercicios desnudo. Me satisfizo mucho pero era consciente que no se vivían las mismas sensaciones que si se hacía en grupo.



Entonces busque un sitio donde poder recibir clases de yoga nudista y en España solo encontré un lugar en Barcelona que aunque se anunciaba solo para hombres parecía un sitio serio, es decir sin contacto corporal. No es que me parezca mal que haya arrimo, pero lo que yo buscaba era simplemente una clase nudista. Es más hay otros profesores que hacen grupos de yoga tranta gay por varias ciudades españolas, sesiones en las que creo se practica más el tantra que el yoga, con abrazos y contacto de piel. Me interesa el yoga sin más y, si el grupo fuese mixto mejor.



En octubre encontré por Facebook un profesor que se ofrecía a dar clases nudistas de Hahta Yoga, con las consiguientes asanas, pranayamas y meditación. Muy importante esto último, porque el yoga no es solo movimiento físico, tiene una parte espiritual-mental en la que son importantes los ejercicios de respiración, relajación, meditación.


Contacté con él y como no podía asistir al grupo que estaba formando los jueves y sábados por causas laborales, le solicite una clase particular. Quedamos una tarde de noviembre en su casa. Era lo más aconsejable para una clase privada, pues así me ahorraba el alquilar un espacio para ello.

Una vez instalados fuimos desnudándonos hasta quedarnos en ropa interior. Nos pusimos en la posición del loto y comenzamos las respiraciones conscientes. Estando en ello me dijo que me quitase lo poco que me cubría y el hizo lo mismo. Seguidamente hicimos todas las asanas, pranayamas y meditaciones totalmente desnudos sobre la colchoneta.


La verdad es que me sedujo, y pienso repetir al sentir una tremenda liberación, convirtiéndome en una misma esencia con el profesor. No me seáis mal pensados, que solo hicimos yoga, que era para lo que fui. Espero incorporarme pronto al grupo y poderme fusionar con el resto de la clase. Me agrado poder relajar cuerpo y mente en una gran conexión con mi yo desnudo.

Foto: ASOCIACIÓN NUDISMO-NATURISMO
El Yoga me ayuda a reducir y gestionar todo el estrés que me generó descubrir mis nuevas inquietudes de hombre, al mismo tiempo que se aprovechan los beneficios físicos de la tradición del Yoga adquiriendo flexibilidad, fuerza muscular, tonificación y mejorando la postura corporal. Esa es una de las razones de que me sintáis con mayor placidez.

Dicen que el Yoga es un camino que se debe recorrer con pasos cortos pero firmes, cultivando la paciencia y el respeto hacia uno mismo y hacia los demás, un aprendizaje, un camino hacia el interior, al despertar de la conciencia. Y que mejor que hacerlo en total libertad, sin ataduras exteriores.




------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente

4 comentarios:

  1. Yo poco te puedo comentar ni de yoga ni de nudismo porque son dos cosas que no practico ni siquiera esporádicamente, pero esta experiencia me suena más "auténtica" que otras anteriores que me has contado y si te hace sentir tan bien, pues adelante, hombre. De lo que nos da paz, bienestar y felicidad no debemos de privarnos ( en la medida de lo posible ).
    Como siempre, un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, esta es verídica y otras que he contado por aquí también, aunque cueste de creer por lo que se ve. Sinceramente me gusto, y espero repetir. Un abrazo.

      Eliminar
    2. ¡Huy madre que malentendido más catastrófico!
      Cuando hablaba de "auténtica" me refería a la autenticidad de la experiencia que te estaban vendiendo -en este caso el yoga nudista- y no de la veracidad de lo que tú nos estás contando, que por supuesto no se me ocurre poner en entredicho. Pensaba por ejemplo en cuando tu mismo hablando del "tantra a cuatro manos" nos contabas que muchas veces ofrecen eso y no son más que ofertas de sexo carnal puro y simple, en este caso parece que no tiene nada que ver y a eso me refería con la autenticidad de la experiencia,que en un caso de esos sería más bien escasa...¿lo expliqué bien?...ay que patatales me organizo yo solo.
      Otro abrazo.

      Eliminar
    3. Jajajaja... de catastrófico na de na, y más viniendo de ti. Lo mejor es aclarar malentendidos, pero que conste que no me mosqueé para nada. Un besazo amigo.

      Eliminar