UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

viernes, 11 de diciembre de 2015

Desnudos sobre el tejado



Tumbados desnudos sobre el tejado construimos un futuro compartido. Manos unidas en la abundancia de nuestro equilibrio, pegadas, asidas, cogidas entre los dedos con fuerza, para que no caiga al suelo ni una gota de nuestro afecto.

Compartimos techumbre con una sonrisa y la paz de dar sin esperar nada más a cambio. No buscamos la mitad de nadie, porque somos hombres completos, que unidos se cumplen el uno en el otro. La grandeza de nuestras miradas es que vivimos en armonía creando nuestro entorno sobre ondulantes espacios.

Esta mañana de cubiertas al cielo ilusionamos nuestros cuerpos con una caricia, estremeciendo los labios con caliente miel y el signo del laurel, como dos jóvenes atletas victoriosos ante los reveses del tiempo.

No pedimos nada a las divinidades amadas, solo nos dejamos llevar por la piel que busca la piel para coronarse con la plenitud de la existencia. En realidad somos dos hombres que florecen sobre el ardiente techo del mundo.

Tumbados sobre el tejado, con labrada desnudez, aspiramos la vida eternizando el momento.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente

2 comentarios:

  1. Si me tumbo yo así hoy en el tejado con el lunes que nos ha salido, acabo en urgencias en cosa de media hora, jaja...naaa, en serio, es un texto muy bonito y muy descriptivo de esos momentos que, como dices al final, uno quisiera que no acabaran nunca...
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... es lo que tiene no vivir en tierras más calientes, aunque por aquí tampoco es conveniente ponerse así.

      Un abrazo amigo.

      Eliminar