UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Con paso firme

Mis pasos parecen andar hacia nada, pero caminan firmes a vivir con responsabilidad. He dejado de sentirme víctima, o tal vez verdugo. Ahora quiero ser feliz. Serlo hoy para acceder a serlo mañana.

Fotografía: ALDAY.RU

Para ello, he tenido que reconciliarme conmigo mismo, aceptándome como soy. Un hombre que siente en su totalidad. ¡Si!, soy bisexual, estoy casado con la mujer que amo y vivo como soy. No pretendo vivir con un hombre, ni buscar sexo desaforado. Prefiero sentir la liquida textura del aceite recorriendo la totalidad de mi piel a través de unas manos amigas. Escojo pasear desnudo el mar que me acoge con cariño, los senderos que se abren en la montaña o la recogida agua de un spa, como placeres que llenan mi vida. Me complace meditar desnudo, practicar yoga desnudo, leer desnudo, dormir desnudo, llenándome de existencia. Elijo conversar compartiendo todas mis inquietudes, fuerzas y ganas con un amigo, porque para mi se eleva a lo sublime. Todo ello me da libertad. La libertad que necesito para ser.

Parece un alegato, pero no es así. Es un sentir, un grito de independencia, quizás de rebeldía ante aquellos que no entienden mi vida. No todos somos iguales. No todos los bisexuales casados somos gays sin matices. El que unos decidan un día dejar a su mujer por un hombre, no quiere decir que el resto deseemos lo mismo. Muchos nos sentimos felices con nuestras mujeres, dejando que una caricia de hombre dibuje también felicidad en nuestras vidas. Y si esa caricia no llega, al menos en mi caso, soy igual de feliz.

Es cierto que nunca se puede decir de esta agua no voy a beber, pero es lo que siento hoy. Después de años tormentosos, estoy encontrando la anhelada paz. En estos momentos pido que nadie la rompa, porque aunque mis pasos puedan parecer que se pierden en la nada, son firmes porque sé mejor que nunca lo que ahora quiero.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente







6 comentarios:

  1. Que bueno el sentirte así.
    La auténtica felicidad en la vida no la alcanzamos cuando tratamos de vivir nuestra vida según nos marcan otros o según se nos dice que debe vivirse, sino cuando vivimos exactamente como queremos y nos da la gana sin tratar de amoldarnos a ideas preestablecidas ni a patrones generales que pueden ser estupendos para muchos pero pueden no serlo para uno mismo.
    Así que termino como empiezo: de verdad, ¡que gusto me da sentirte así!
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, sé que tus palabras son sinceras, por ello me llenan más. Es una lata que alguien quiera que vivas según sus ideas o pensamientos, y yo quiero hacerlo como siento, por encima de estereotipos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Enhorabuena sincera, amigo mío! Estás alcanzando tu felicidad valorando y disfrutando lo que tienes y no anhelando lo que aparentemente está fuera de tu alcance. Como en muchas ocasiones, no hay que buscar fuera sino dentro. Ya sabéis lo que dijo Exupéry: no se ve bien sino con el corazón pues lo esencial es invisible a los ojos. Creo que todos nos alegraremos por ti.

    Salud a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermosa y acertada frase de Saint Exupéry. Lo esencial es aquello que anida en el corazón y aunque todos podemos conocerlo, no todos estamos preparados o dispuestos a ello. En nuestro corazón convive la inquietud y las ganas con nuestra querida forma de vivir. No debemos permitir que nadie destruya como somos, como queremos ser.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es que nunca se puede generalizar, amigo. Cada persona esconde un mundo lleno de inquietudes y deseos y cada uno elegimos cómo vivirlo. Si no nos quieren entender es problema de ellos, mientras que nosotros tengamos claro lo que queremos, lo demás no importa tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Marcos, lo que pasa es que muchos gays creen que por ser un hombre casado uno esconde sus verdaderos sentimientos. Es verdad que están en lo cierto, pero no como ellos piensan. Hay quien es feliz así, amando a su mujer sin obviar que podría haber amado a un hombre. Pero es su elección, y ello no esconde nada más. Querer sacar a alguien del supuesto armario a la fuerza es déspota y cruel. No me casé con una mujer para esconder nada, lo hice porque la amaba y amó con todas mis fuerzas. Esa es la realidad.

      Un abrazo

      Eliminar