UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

jueves, 29 de octubre de 2015

Tu boca me cumple en esta noche de blancos desvarios

Hacía tiempo que no me sentía así. Quizás, son demasiados espacios sin sentir mi virilidad enhiesta en los labios de un amigo, tantos, que han generado que esta noche necesite placeres de cuerpo que yo mismo me prohibí. Hoy no quiero abrazos ni caricias, solo placer de hombres.

Necesito tu boca en mi sexo. Tus labios rodeando el glande, lamiendo su sonrosada piel en pequeños círculos, arrancándome gemidos de placer. Me gusta que detengas tu lengua en su boca, entrando en su interior. ¡Excitante!, tan placentero que parezco romperme en la intimidad de nuestros rostros.



Te apartas llevándote contigo unas liquidas gotas que son anuncio de que tu boca me sublima hasta lo más profundo. Los párpados bajados como señalando que absorbes lo mejor de mi para que forme parte de ti. Me siento como un dios llevado por tus labios al parnaso para que gocemos juntos de sus lujuriosas mieles.



Vuelves a acercarte aprisionando con avidez mi fuerza. Tus ojos me miran con tantas ganas, buscando el placer en los míos, que parecen convocar el frenesí de las alturas con la complicidad de nuestros márgenes. Con tu mano agarras mis testículos como queriendo retener los laureles que guardan en su interior.



Es entonces cuando me enajenas con la lengua que lame y juega, que relame, acaricia y repasa cada secuencia de piel. Enardeces mis sentidos con tanta placidez que mi excitación es cada vez mayor entre tus manos.



Ya se percibe el jadeo que anuncia la blancor del orgasmo. Exaltado de placer me ofreces tu boca para sembrar en ella la delicia del momento. Esta noche necesito tus labios para derramarme en espasmos que son goce de nuestro tiempo, el que habitamos desde los sueños.




 ------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente


4 comentarios:

  1. ¡Mecagüen la leche! ( que interjección más apropiada ;-) )
    No me hagas leer a estas horas de la mañana estas cosas porque me pongo todo malo, muchacho, jaja. Sea como sea me gustan estas ocasiones en que te siento "liberado" ( entre comillas porque tú siempre eres libre en tus elecciones, ya lo sé ) y te permites dar rienda suelta a estos placeres prohibidos, aún cuando su relato te haga directamente responsable del calentamiento global.
    ¡Al menos del mío!
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Estas horas de la mañana que tu dices son perfectas para ello. Eran las mismas horas en las que soñaba con una boca amiga que me hiciera vibrar de placer, las mismas horas que te calentaban a ti. Me encanta que no solo os identifiquéis con mis sentimientos, sino también con mis placeres. Hoy te doy un abrazo de piel desnuda y virilidades enhiestas. Se feliz, amigo.

      Eliminar
  2. Adoro tu forma de describir lo que sientes y gozas al tener una boca dándote uno de los máximos placeres de la vida ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marcos, para serte sincero, a veces me has inspirado con tus fantásticos relatos, que parece ser que eres todo un experto, jejejejeje

      Eliminar