UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Café de hombre casado



Esta mañana me he levantado con pensamientos llenos de vida. El sol se colaba por la ventana libre de gotas de agua, contradiciendo los pronósticos del tiempo. Tan apacible, que no he dudado en sentarme cómodamente a disfrutar de mi primer café del día con su preciada luz. Hoy no había prisas.

La tibieza del sol ha calentado mi piel. Sus doradas alas han rozado la alianza que, como es tradición en Valencia, luce mi dedo anular en la mano izquierda. He aspirado con fuerza el aire, con olores de café y aloe vera. La placidez ha llenado el sabor de lo irremediable, ya no quiere desvanecerse en un torpe sueño.

Porque irremediable se hace aceptarse, conocerse, intimar con uno mismo hasta amarse. Ahí radica el centelleo de la vida. O al menos de la mía. Es curioso, pero cuando acepto como soy más sosiego encuentro y más cercano estoy a la mujer que un día depositó en mi dedo esa alianza que hoy brilla con besos de amor. Ella es la faz de mi mundo.

Mis pensamientos siguen entre sorbos de café con vosotros, que sois los que me habéis ayudado en buena parte a encontrarme, a descubrir la jovialidad de ser como se es. Compartir este plano de hombres que nos une y confraterniza, me da fuerza y potencia en la vida. Gracias por estar ahí.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente

4 comentarios:

  1. ...¿entonces esto es como lo de "salí un momento, enseguida vuelvo"? :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja.... más o menos, aunque luego me olvide que quedaban tareas pendientes. Ha sido un largo y reconfortante café.

      Eliminar
  2. Muchos de mis mejores recuerdos son un café de por medio. Y para escribir, infaltable.
    La buena compañía se acompaña con alcohol y la soledad, con café, ¿viste?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, comparto contigo ese café de soledades e interiores. Hoy quiero compartirlo desde la distancia contigo, si me lo permites. Será en soledad física pero con tu sonrisa alegrándolo desde lejos.

      Eliminar