UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

lunes, 6 de julio de 2015

Jugando en la piscina


En verano las piscinas dan mucho juego. Sean privadas o públicas, son el terreno perfecto para mirar y ser mirados con indiferencia o con mucho morbo. Depende de gustos, cuerpos y deseos, pero sin duda son el camino para el disfrute.


No hay que ser un lince para ver que en las piscinas privadas comienzan muchos juegos de agua bajo una inocencia buscada. Ropa ligera o ausencia total, despistados roces en el agua, rebuscados instantes de piel que excitan todos nuestros poros. Son muy pocos los que se resisten a tan mágico influjo, y los que lo hacen es por actuar con la cabeza y no con el deseo. Vergüenza, miedo, amor… incluso inocencia evitan dar más de un paso, que si supiésemos al cien por cien que no iba a tener consecuencias posteriores en nuestras aclimatadas vidas más de uno se haría caminos enteros.

Recuerdo mi primer baño desnudo en la piscina de un amigo. Teníamos 14 años y ante el requerimiento de uno, ¡bañadores fuera!. Jugamos chapoteando, hundiendo al otro, saltando por encima o nadando entre sus piernas. Pasando entre brazadas y buceo por en medio de aquellos reciclados flotadores que antes fueron cámaras de las ruedas de un coche. Fue todo inocencia pura. Hasta que salimos del agua. ¡No! No os vayáis a pensar que fue mi estreno sexual, nada más lejos de la realidad. ¿Oh, sí? porqué por primera vez vi una polla erecta que no era la mía. Aquella visión no supuso nada en el resto de amigos, incluyéndome a mi. Pero el chaval se paseo por el borde de la piscina con el pene duro, a reventar, exhibiéndonos todo su potencial. Ahora con todo lo que he aprendido desde aquí, puedo imaginar que si hubiese habido otro lanzado, como mínimo, unas pajas colectivas. Eso si, habría que haber estimulado la imaginación con algún chisme o relato excitante, como aquellos de folleteo con la tía buena del pueblo entre el heno, porque el resto estábamos más dormidos que una lombriz. Recuerdo que aquellos relatos de encuentros en la vega o entre los montones de paja en medio del campo con aquellas chicas de piel suave y tersa si que estimulaban mi entrepierna.



Imagino que  recuerdo la situación con nitidez por las vivencias de este tiempo, ya que entonces no le di mayor importancia, que a esas edades es lo más habitual tener un buen empalme. Es más hacía muchísimos años que no había vuelto a recordarla, reparando en ello al hablar de juegos en el agua de una piscina. Aquel aprendiz de macho exhibiéndose delante de sus amigos en toda su exuberancia pedía saciar sus instintos más primarios. Era otra educación y otros tiempos.

En los de ahora estoy seguro que a muchos les pasará como a estos amiguetes, que unas risas llevan a otras y con la boca abierta ya se sabe los peligros que se corre.

Si jugáis este verano en la piscina, que vuestros juegos sean un disfrute para los sentidos.







 ------------------------------------------------------------------------------------------------------------




Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente

4 comentarios:

  1. vaya, me doy cuenta de lo que me he perdido xD, y es que yo nunca he estado en una piscina, la razón es sencilla y es que no sé nadar, de niño nunca tuve la oportunidad de aprender y ya de adulto me da un poco de pena y hasta miedito.

    aun asi debe ser muy disfrutable nadar, con un calorcito de verano y con un panorama hermoso...

    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que perder la esperanza, que no todas las piscinas son profundas, en muchas tocas pie. Así que todo es buscar y encontrar, para vivir sensaciones maravillosas.

      Eliminar
  2. Well that's a beautiful, Summer-y post!
    The last picture though... Want that. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El verano nos deja bellos recuerdos si nos abrimos a ellos

      Eliminar