UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

lunes, 15 de junio de 2015

Tormentas de lluvias encadenadas

Sentado al volante del coche veo como la lluvia golpetea el cristal del parabrisas con insistencia. Unos kilómetros más allá cesa de llover. Me acompañan los estruendosos truenos que me hacen agitarme en mi asiento. Uno cae no muy lejos intentando sacudirme en mis pensamientos. La lluvia vuelve a caer con insistencia. El viaje se convierte en un viaje de tormentas encadenadas, de lluvias que quieren mojar mis ensimismamientos.


La voz de la compositora y cantante estadounidense Sanatam Kaur me acompaña con sus cantos kirtan. Junto a ella mis pensamientos se convierten en una meditación. Mejor detener el coche en un camino lleno de naranjos para abstraerse de la airada naturaleza mientras pensar en este viaje de mensajes dialogados.

Me gusta hablar con hombres en mi misma situación, también con otros que han pasado por lo mismo y han decidido que su viaje es solo de abrazos de hombre, pero también con mujeres que desde la desesperación intentan encontrar respuestas a preguntas que no llegan a entender.

Todos me ayudáis a que mi camino vaya encontrando el rumbo que ha de tomar. Aún no se cual va a ser. Solo intento vivirlo sin ansiedad, saboreando cada instante que me encuentro en la ruta. Ayer charlando amigablemente en la playa, ahora sentado en la soledad que me da el coche. Hasta llegar aquí el paso ha sido unas veces apresurado y torpe, otras muy lento y descorazonador, pero nunca lo había sido como lo es ahora, sosegado, tranquilo, amable, sin miedo.

Hablar con vosotros me abre las puertas de la vida. Es verdad que no se pueden aplicar las experiencias de los demás a uno, pero compartiendo inquietudes, gestos o afectaciones, te llegan destellos que ponen luz al viaje. Son como los relámpagos que caen a lo lejos iluminando la tarde o mejor aún, como el sol que baña de color lo mejor de cada uno de nosotros.

No busco nada más que encontrar la felicidad día a día, momento a momento al lado de la mujer a la que amo, sin descartar nada, porque mi vida esta trazada y solo debo seguir su curso.

Vuelve a llover salpicando el coche con frías gotas de agua. Reemprendo mi camino con ganas de abrazar mis deseos más íntimos. La fuerza y el poder interior están en mi, para iluminar mis designios. 


La tormenta se abre dejando que el sol me llene de su energía. Seguid vuestro viaje trazado de antemano sin miedo, solo así seréis libres. Seremos libres.


         ------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente

2 comentarios:

  1. El "viaje" en si mismo es un asunto muy personal de cada uno, y aunque otras voces con sus consejos y sus opiniones pueden ayudarnos en determinados momentos, creo que en definitiva siempre se resume todo en mirar dentro del propio corazón, saber lo que de verdad se desea y a continuación proceder en consecuencia. Teniendo claro ese objetivo como meta, no hay tormenta que te pueda volver loca la brújula...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, toda la verdad sobre nuestro camino está en el interior de nuestro corazón. Tenemos el poder de cambiar aquello que nos puede hacer daño para convertirlo en positivo y feliz. Sabias palabras amigo.

      Eliminar