UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

lunes, 9 de marzo de 2015

Viendo pasar el tiempo


Hoy he visto desde mi ventana pasar el tiempo con la quietud del que se abandona al aburrimiento, a nostalgias que pesan más que vibran, a tedio disfrazado de más tedio.

El día ha sido triste todo él, de los que piensas en enterrar bajo granos gruesos de blanca y pesada piedra para que no puedan escapar.


A espaldas del reloj, vestido con mi gorro y las botas armadas, he descubierto como se escapaba la ciudad de mi. He visto como una espiral devoraba torres y cúpulas, calles y plazas, gentes que andaban desconociéndose, hasta llegarse donde estaba yo. Me ha tragado cubriéndome con las frías y ásperas manecillas. De repente, una llamada me ha devuelto a la luminosa espalda de caderas redondas como la espuma, y he crecido hasta sonreír en ungidos mares.


Al colgar de nuevo la sombra me ha mecido en mi gesto pensativo. Hoy está siendo un día para borrar del mundo.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente.

4 comentarios:

  1. Que imagen más bonita.
    Espero que el día a borrar haya pasado de largo y hoy tengas mucho mejor jornada...es que te están dejando mucho tiempo solo, y no puede ser ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes más razón que un Santo, y eso que como un-angel la tienes toda. Demasiado tiempo a solas, demasiado tiempo para pensar.

      Eliminar
  2. En cierto modo, el tiempo no es más que el espacio entre los instantes en que te quedas sin aliento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, pero hay instantes que se hacen eternos

      Eliminar