UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

sábado, 7 de marzo de 2015

Sumergirme en mi


Sábado dispendioso de sol. Me encuentro solo en brazos de mi propio rectángulo. Si no fuese un viajero inmóvil, buscaría unos recios brazos a los que aferrarme.

Estoy seguro que los encontraría al calor de la mascletá, paseando por el río que ya no es río, o por la playa de los sueños.

Salto de la cama lentamente como para no hacer ruido. Me miro en el espejo, y al costado hay una bella mujer de oscuros cabellos y blanca alma. Su reflejo se difumina en mi reflejo. Demasiados días ausente por el trabajo, solo su voz me calma, vigilante y cuidadosa, desde el teléfono.

Corre marzo en plenitud y yo me sumerjo en mi mismo para seguir navegando en solitario.




-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente.

2 comentarios:

  1. Viajero inmóvil, pero en el plano físico solamente, que tu mente, tu corazón y tus sentimientos no paran, ¿no lo ves? y siempre terminan aportanto cosas nuevas...y eso es bueno, porque inmóviles-inmóviles solo lo estamos cuando hemos palmado y para eso ¡esperamos que falte mucho tiempo!. Así que sigue navegando, aunque a ratos sea en solitario y algunas playas solo te atrevas a mirarlas desde lejos :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonitas palabras para este viajero inmóvil que deja volar su mente llena de inquietudes y deseos. Otro abrazo para ti.

      Eliminar