UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

lunes, 23 de marzo de 2015

Sentado te espero



Una silla, un sillón, un escalón… Sentado te espero, desnuda el alma y el cuerpo. Sentado te deseo, anhelante, vigilante, con el infinito en la retina de mi ojo.



Soy como un niño grande que espera la llegada de sus padres de un largo viaje, para abrazarlos con ganas, pero también por recibir el ansiado regalo. Mi regalo. Mi deseo.



Sentado en el blanco de la tarde, en la caída de la codicia, en el momento de los cálidos espermas derramados por mis juguetones dedos. Los que nunca se cansan de subir y bajar cuando sentado te espero.



Todo se ha convertido en esperar sentado al hombre, en el silencio de nadie, en la trasera de mi puerta. Cerrada con las llaves de siete apetitos que en mis manos se frotan en la espera.



Sentado te espero para que me levantes de mis sueños, para que los hagas tuyos con tu abrazo y tu endurecido rango. No tardes, que sentado te espero en esta fría tarde de tiempo, caliente de cuerpo, con las ganas estallando desde mi boca para que atraviesen la cerrada puerta.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente.

2 comentarios:

  1. El número dos me ha dejado tan sin respiración que no puedo decir nada.
    Bueno, sí, digo "arf-arf-arf" :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja, ja... pues ya sabes donde esta sentado en tu espera. No te cortes amigo.

      Eliminar