UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

sábado, 28 de marzo de 2015

Pintar de colores mi espacio



Pintar de colores mi espacio

Tantas nubes en el cielo, tan gris ha sido esta última semana que he decidido pintar mi mundo de colores. Ayer saque del maletín un spray para colorear mi espacio, mi vida. Para ello solo tuve que hacer una cosa, no pensar tanto para dejar que la vida me sorprenda. Me ayudo mucho un buen amigo, que con su sabia paciencia siempre está a mi lado.

En efecto, si tuviese que pintar el miedo con un color, sería el gris. Gris plomizo, pesado, ausente… Un gris que se muestra neutro, con una indiferencia doliente. Un gris que es sospecha, desconfianza, turbación, desasosiego. Un gris que es miedo a todo. ¡Bueno! a muchas cosas que me inquietan desde este lado. Entre ellas a caminar por la calle con un amigo, sentarme a charlar con él o darle un abrazo. Pienso que si lo hago, en ese instante se detiene la escena para que todos puedan mirarla con avidez para leer en mis ojos la verdad del momento. Que en aquel café que estamos tomando en una terraza con un caliente sol de primavera hay algo más que sueños e inquietudes.

Al pintar el momento con los colores de la placidez, he dado naturalidad a estar con un amigo hablando de situaciones que nos seducen. Me ha costado de entender que otra cosa es que esas situaciones acaben siendo una realidad.

Dicen que lo mejor de la vida nunca se planea, simplemente sucede. Mi vida nunca ha sido planeada, solo ha sucedido. Sin duda el balance es de lo mejor, extremadamente positivo. Seguiré dejando que suceda, solo así será excelente.

----------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente.

2 comentarios:

  1. Pensé que iba a ser un post un poco gris y en realidad ha sido todo lo contrario.
    Estás muy bien, y me alegro mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy aprendiendo a pintar de colores mi aliento, sin estridencias ni arrastres, solo con la tranquilidad de mi pensamiento. Aceptarse es quererse, y aunque parezca manido, es una verdad verdadera.

      Eliminar