UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

lunes, 16 de marzo de 2015

Fallas, fiesta de la convivencia


Estamos en Fallas. Valencia vive su semana más grande. La ciudad se enmarca en música, pólvora, peinetas, zaragüells, buñuelos con chocolate, paellas, ninots, y mucha fiesta. Una ciudad para gozar. Así que uno que es muy festero, piensa disfrutarlas a tope.


¡Sí!, lo reconozco, soy de los que no se pierde una mascletá, de los que tiemblan y emocionan con el sonido de la pólvora al estallar en el aire del mediodía, derramando su olor acre sobre mi cuerpo como un alcance del placer más grande. Es uno de los mejores momentos. La cervecita de antes con los amiguetes, los apretones en la plaza, las miradas furtivas en espera del disparo, la mascletá en su apogeo más sublime, y como final feliz, la comida en el casal con los compañeros falleros o con amigos que hace tiempo no ves. Placer máximo es difícil de encontrar. Amistad en grado supremo.


La Falla del Ayuntamiento en plena mascletá. Foto: Armando Romero. Pagina web Junta Central Fallera

Tal vez por ello, hoy, mientras me comía un delicioso plato de paella después de la magnífica mascletá, he pensado que sería grande estar en esos momentos con vosotros, con mis queridos amigos del blog, aquellos que me acompañáis en este desmedido viaje. Las fiestas sin los amigos no merecen la pena, y vosotros lo sois. Me siento muy cercano. Encontrarse con plenas fiestas y compartirlas juntos, acompañarse, sería como encontrar el favor de la fortuna.


Las Fallas son unas de las fiestas más impresionantes del mundo. Anoche fue la plantá, en castellano plantar o levantar, pero no me seáis mal pensados, que la plantá es del monumento fallero, osease de la falla, aunque por lo animado que iba más de uno, seguro que también levantaría una parte de su cuerpo que es fuente de placer. A partir de entonces nos quedan cuatro días de apoteosis festera, que pienso disfrutar con pasión. Si venís por Valencia igual nos cruzamos por la calle sin saber que compartimos un viaje lleno de silencios.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente.



5 comentarios:

  1. ¡¡¡Agg, pánico me da la aglomeración de la segunda foto!!! Pero tu se nota cuando hablas de tus fiestas que las vives y sientes mucho, así que disfrútalas a tope y como se suele decir, ya dormirás después :-), yo para conocer Valencia creo que buscaré una temporada más relajada del año...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje... cualquier temporada es buena para conocer Valencia, pero si quieres que te guíe estás en lo cierto, mejor venir en momentos más tranquilos, aunque te pierdas verme vestido con el traje tradicional, que me sienta de maravilla, con el pantalón ajustado y la chaquetilla corta jajajjaa

      Eliminar
  2. ¡Ah, Un-ángel! Un punto de desacuerdo! Yo soy urbanita a tope y cuanta más gente haya alrededor, mejor. Por eso me encanta la Semana Santa de mi Málaga, no precisamante por el fervor religioso del evento. ¡Tanta vida en la calle!
    Germán, ahora entiendo lo del cartel: ¡la falla del león es SOBERBIA! Enhorabuena por esas fiestas. Disfrútalas por todos nosotros.
    Salud a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que te gusta perderte en medio de la gente, una buena forma de mirar sin ser visto, jajajaja... es broma. A mi me gusta la ciudad, la gente, pero reconozco que para masas solo en la mascletá. Eso de no poder caminar con tanta presión como que no, porque me gusta ir a mi aire, sin salvar obstáculos.

      La falla de este año de la plaza del Ayuntamiento era soberbia. Impresionante. Parte de ella estaba hecha con listoncitos de madera, así como la base de la misma, lo que provocó en la "cremá" un fuego tan grande que no se podía estar cerca. Por la melena del león hicieron un juego de luces precioso. El león Daoíz que preside las Cortes lucía gallardo y con sus atributos, que no tiene en el original. Fue una licencia del artista fallero. Sin duda ha sido de las mejores. Un año tendrás que venir a verlas.

      Eliminar
    2. Bueno Sagan, si voy a encontrarme con Germán en chaquetilla y pantalones ajustados, creo que puedo hacer el esfuerzo de soportar la multitud, jajaja

      Eliminar