UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

martes, 17 de febrero de 2015

Reencuentro


He estado ausente todo este tiempo porque mi vida lo pedía. Fue como si de repente me apercibiese que de seguir sin prestar atención a lo verdaderamente importante de la vida, está ya no caminaba hacia la destrucción, pues ya estaba destruida.


Trabajo, familia, amigos y lo más importante, la pareja, pasaban a un segundo plano, centrándome en buscar el porque de lo que me pasaba. Ahora veo que en aquellos momentos me era más cómodo no hacer nada, aunque me angustiasen los deseos de abrazar a mi esposa y también a un hombre.



Una autocomplacencia en sentirme como victima de un escenario que no deseaba, dejándome llevar por una situación que solo encontraba consuelo en mi mismo. ¡Sí!, es verdad que a través del blog parecía un hombre fuerte, que admite su bisexualidad, o así me lo hacían saber muchos amigos. Pero los que me seguís desde hace tiempo, sabéis que ello no era así, pues habéis compartido conmigo momentos de debilidad y tristeza que duraban como mucho un par de días, y de los que creía renacer con fuerza, cuando en realidad me hundía mas en mis miserias.

Ahora comprendo que eran como pellizcos para que despertase de mi mismo. En realidad era yo quien se hacía daño dedicando la mayor parte de mi tiempo a no vivir, a subsistir dejando pasar los segundos en preguntas que solo tienen una respuesta, aceptar ser bisexual como parte inherente a mi. Una respuesta que no debe significar tener a la fuerza un amigo especial, ni buscar sexo en cualquier sitio con desesperación, y lo más importante, dejar a mi mujer por un hombre. Esta última era la más dura de todas, la que me obsesionaba más. Me sentía culpable incluso por plantearme tal cuestión indeseada, hasta el punto que me sentía sucio, indigno de ella, y como consecuencia llevarme a no tocarla con deseo, lo que me llevó a una apatía sexual que me preocupaba, pero también a desentenderme de mis compromisos familiares y laborales.

Y a ella también le preocupaba, sufriendo por ello. Por eso cuando me dijo que sino percibía un cambio en mi, aún queriéndome con todo su amor, se iría de casa, me di cuenta que si daba un paso más me despeñaba en el sinsentido. Comencé a comprender, a ver, a sentir, a decirme lo estúpido que era por preguntarme con insistencia vicisitudes que no deseaba, y lo que es aún peor, que no vivía. ¡No quiero dejarla, y menos cambiarla por otro!. ¡No busco, ni he buscado nunca sexo rápido y desesperado!. ¡No quiero un amigo que me comprometa más allá de un abrazo lleno de complicidad!

¿Si no lo deseaba porque obsesionarme con ello? Ahora lo comprendo, porque en este viaje que emprendí un día por casualidad, es más fácil convencerse de que esto no va con uno, aunque sea por momentos, que aceptarlo y vivirlo con normalidad. Una naturalidad que pasa por vivir sin aspavientos, con tranquilidad, serenidad y sensatez, con el pleno convencimiento de que uno es feliz con su elección.

Ser un hombre bisexual no significa renunciar a nada, al contrario es encontrar la plenitud como ser humano desde el respeto a los demás. Hoy mi corazón sonríe pletórico de alegría y despreocupación, porque al fin siento que he encontrado el pulso a ser como soy sin renunciar a todo aquello que me acompaña día a día en mi vida.



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente.

6 comentarios:

  1. Ser bisexual no significa estar todo el día buscando sexo con unos y otras. Me alegro de que por fin estés bien.

    ResponderEliminar
  2. Aunque suene a frase de consultorio sentimental del "Cosmopolitan", el corazón es la mejor brújula para seguir viaje, y creo que al hacerle caso estás en el camino correcto. Como dice Mr. Driver, aceptarte a ti mismo con todas tus apetencias y tus posibilidades no quiere decir que tengas que realizarlas, y menos aún cuando eres tan feliz con lo que tienes.
    Un abrazo y transmitirte toda mi alegría porque al fin encuentres que este "viaje" es posible sin traicionar ni tu corazón ni el suyo.

    ResponderEliminar
  3. Por fin amigo en la distancia, por fin te gas dado cuenta de que no se trata de negar, sino de aceptar e integrar en tu vida. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. Por fin amigo en la distancia, por fin te gas dado cuenta de que no se trata de negar, sino de aceptar e integrar en tu vida. Enhorabuena

    ResponderEliminar