UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Donde quiera que fueses


Donde quiera que fueses tendrás en tu alma mi sincero abrazo. Nunca pude imaginar que aquellas palabras fuesen las últimas que dejases como un mensaje de despedida. Una semana antes habíamos tomado un café porque querías contarme que estaba pasando en nuestra amistad. Se que fue un desgarro para ti, y más con todos aquellos angustiosos momentos que estabas viviendo en tu matrimonio. Te ofrecí lo único que tengo, mi comprensión y empatía, el estar a tu lado siempre que me necesites, escuchando o solo estando. Cada uno ha de vivir su vida como la desee trazar, por ello todo mi respeto y afecto.


Mucho ha debido ser el dolor que sientes para no decirme adiós. Yo necesito hacerlo desde este mi viaje, porque tu has formado parte de el, caminando estos meses a mi lado sin nada más que conversar sobre nuestras ganas de vivir. Ayer pasaste a ser solo usuario de Facebook, con lo que intuí que habías cerrado tu perfil. Ahora solo me queda tu gusto por el jazz y estas últimas palabras que al leer en estos momentos las siento como una despedida:

“Gracias amigo, te llevo dentro también. ¡Ojalá no me equivoque!!!  pero eres de esas personas que se quedan en un rinconcito del alma y se acomodan en el durante mucho tiempo, sin molestar, sin manifestarse, sin doler, sin otra intención que hacer agradable la vida de el dueño de ese alma.

¡Ojalá! pueda yo ocupar el mismo lugar en tu interior y suscitar grandes o pequeñas sensaciones, lo que sea, pero siempre agradables también desde mi humilde universo.

Un abrazo lo mas fuerte que puedo... Namasté”.



Cuando algún amigo ha decidido actuar como tu, cerrando su perfil, ha dejado un mail o una forma de contacto, pero tu sufrimiento de hombre casado debe ser tan grande que has cortado todo de raíz, por eso quiero darte las gracias por tu amistad, deseando que donde quiera que fueses busques la felicidad que tanto te mereces. Seguro que has de encontrarla cercana, alegre y risueña. En mi interior sigues suscitando agradables sensaciones. Esta canción va en especial por ti por tu amor al jazz, pero también por todos aquellos amigos que al igual que tu han hecho que mi mundo sea maravilloso.



------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente.

4 comentarios:

  1. Una vez más seguimos caminos paralelos, eso sí, cada uno en su entorno. Yo también he sufrido el adiós de un amigo de esos que ocupan un rinconcito especial en mi alma, y no ha habido un adiós. Tú al menos tienes esas últimas palabras que se asemejan a un presagio, yo ni eso. Un feliz cumpleaños y un gracias por respuesta fue lo último que escribió dirigido a mi. Quiero pensar como tú, que alguna razón lo suficientemente dolorosa le impidió despedirse, pero no lo sé, no responde a mis llamadas. Anoche sin darme cuenta guardaba todos los recuerdos de estos últimos cinco meses en un baúl oscuro y lo empujaba a un rincón, a la espera de poder recuperarlos algún día, porque es así como me siento, como si me hubiesen dejado sin recuerdos, como si me los hubiesen quitado de golpe. Pero siempre estará en mi y espero que de alguna manera, yo también esté en él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento mucho tus palabras, pues denotan que estas sufriendo por su ausencia. Solo te pido que seas comprensivo con el y contigo mismo, puede que lo este pasando tan mal como tu, y que la única salida que ha visto para no romper su vida ha sido romper contigo.

      Mucha fuerza amigo.

      Eliminar
  2. Hola muchachos, creo que es más temor que otra cosa, lo que hace que estos seres se alejen de nosotros.
    Viví exactamente la situación con alguien que me iluminó la vida un buen rato y cuya presencia desee profundamente.
    Aclaro que no hubo nada físico, fue algo maravilloso y trascendente, pero el silencio comenzó su tortura y comprendí que era mejor alejarse.
    Hoy se me acercó alguien muy joven de esos que te alegran el día con su energía, sonrisa y abrazo y qué creen?
    No me he atrevido a volver a salir.
    Luis A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tu opinión, para un hombre casado su bisexualidad esta llena de miedos. Miedo a que se desmorone su vida, a destruir aquello que más quiere. Por eso debemos ser comprensivos. Con este amigo no hubo nada más que amistad, siento no poderle ayudar cuando se que lo está pasando mal, pero es su decisión y la respeto. El sabe que estoy por aquí, solo tiene que ponerse en contacto si lo necesita de verdad.

      Eliminar