UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Con el corazón dolido




Esta mañana ha sido dura. Mi mujer lleva unos días como ausente. No es nuevo, más bien lleva así un buen tiempo, el mismo que yo. En realidad estamos en parte ausentes de nuestras vidas, como viviendo el tiempo de otros. No somos los mismos. Esta claro que los años pasan y nos van cambiando, pero ella no lo acepta, me dice que lo que le pasa a los demás no tiene porque pasarnos a nosotros.

Le digo que la pasión decrece con los años, incluso desaparece por espacios de tiempo, pero ella me dice que no tenemos porque vivir ese sentimiento. Le recuerdo nuestro profundo amor, y aunque no duda de ello, dice que no le basta y me recuerda que aquella pareja apasionada que hacía todo los dos juntos ha ido distanciándose en el día a día por muchos motivos. Y yo pienso que aunque ella no lo quiera admitir, su sospecha de mis deseos de un abrazo de hombre le duele tanto que la ha desorientado hasta el punto de valorar solo todo lo negativo que hemos vivido, y no lo positivo. Una sospecha que ha ido construyendo un muro de sinrazones entre los dos. Hace tiempo que le digo que debemos de retomar nuestro pulso, volver a sentir la pasión, pero la crisis, el trabajo, la desazón, la ansiedad… parece que no nos deja romper del todo el muro hasta hacerlo desaparecer.

Son muchos los obstáculos, pero aún son más las virtudes i facilidades que nos envuelven, porque el amor entre nosotros es grande, muy grande. Hemos hablado mucho mientras esperábamos un avión. Por eso, el beso que nos hemos dado ha arrancado una lágrima de mis ojos.

Esta mañana he tomado una decisión, luchar por ella hasta el limite de mis fuerzas, aunque sea lo último que haga en mi vida.


Foto: Imagenes-Amor.net
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente.



8 comentarios:

  1. Yo creo que tu tienes muy claras tus prioridades a este respecto: ella es lo más importante y por tanto en quien debes centrarte ahora que la situación es tan delicada. Normalmente no se puede nadar y guardar la ropa, y si ahora debes dejar de lado esa otra parte de ti a la que ella no puede llegar para salvar esta relación, creo que no debes ni de planteártelo.
    Un abrazo y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Eso está muy, pero que muy bien. Así debe ser: ella es tan importante para ti que se merece que sitúes todos lo demás: blog, amigos, torbellinos sentimentales... en el escalón que realmente le corresponde a cada uno. Y ella en el más alto, sin interferencias, para que puedas comprobar si esa posición que ocupa en tu corazón es o no invulnerable e inexpugnable.
    Entiendo a la perfección lo que comentas. Mi fin de semana está siendo algo similar por motivos muy semejantes (prácticamente parejos). No estoy a gusto y ella no está precisamente colaborando; y son de esos días (duele decirlo) en que me estorba, en los que estaría mejor solo o con la compañía de vosotros, semejantes a mí, charlando y compartiendo experiencias para diluir un poco este malestar del alma.
    ¡Para que luego se diga que a los varones no nos afectan los sentimientos!

    Salud a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro que nos afectan! y mucho.

      Todos tenemos malos días, así que hay que comprender y ser comprensivos, y recuerda que nunca se está mejor que con la persona amada. Muchas gracias por estar ahí.

      Eliminar
  3. Nuestra mujer es la realidad, lo demas lujuria, hay que darle prioridad a nuestra pareja, que esta con nosotros por amor, no por sexo. Saludos amigos!

    ResponderEliminar