UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

viernes, 3 de octubre de 2014

Naturaleza bella bajo la otoñal lluvia


Cabalgar desnudo debe ser un inmenso placer que está reservado solo para unos pocos. Hombre y caballo al natural sin silla de montar ni ropas que impidan sentir la abrazada sensación de la piel con la piel. Es uno de mis sueños, que quien sabe, puede que algún día sea una grata realidad.


Galopar, trotar, atendiendo a cada impresión, emoción o estremecimiento que nos ofrece el roce de dos animales ansiosos de libertad, de disfrutar de la vida al natural.

Respirar jadeantes de placer, llegando a ser uno solo, fusionados entre el cielo y la tierra al ritmo de sus goces. Hasta que en un remanso del bosque el hombre acaricia al caballo con inusitada ternura, uniendo sus almas convencidos de que el amor les envuelve como las gotas de agua que caen sobre sus cuerpos desnudos. Como dos amantes que se abrazan al final de sus momentos de pasión.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento de algún derecho se retirará inmediatamente

6 comentarios:

  1. La verdad según te estaba leyendo me estaba pareciendo un texto muy sensual más propio de la relación de dos amantes que la de el hombre y el caballo...y al final me has dado un poco la razón :)
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amigo. Se trata de la relación de dos amantes, que no hace falta tener sexo para ser amantes. Aunque, ¿quien dice que uno no puede ser amante de un animal? Conozco a gente para la que su caballo es su mejor relación, al que cuida con esmero y dedica todo su tiempo libre, creándose un fuerte lazo de unión entre ellos.

      Eliminar
    2. Comparto totalmente el comentario de Un-ángel! Y también lo que escribió hace un par de entradas sobre Edu Boxer: ¿dónde he estado yo por internet todo este tiempo sin saber nada de tal hombretón del que, a su vez, leí un comentario de Germán en su página? (en la de Un-ángel, no en la de Germán, que es ésta; uf, me estoy haciendo la picha un lío, que decimos aquí por el sur). Así que ¿me dejáis entrar al club de fans del susodicho? Jajaja.
      Por cierto, Un-ángel: tu página también me gusta un montón. Es divertidísima y qué imaginativo eres para recrear historias. ¡Ánimo y seguid los dos deleitándonos: Germán con su blog y su amistad (qué valiosa es) y Un-ángel con su blog!

      Salud a todos!

      Eliminar
    3. Estaremos por aquí Sagan, espero que tu nos sigas acompañando en este viaje de verdades y mentiras.

      Me alegra que hayas descubierto a Edu, jejeje

      Eliminar
  2. ¿Y no sería mejor en un día de sol?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También, pero todo tiene su aquel. La lluvia produce felicidad para aquellos que la sienten como un renacer, como un alimento de la vida. Que la lluvia resbale por tu cuerpo desnudo es una agradable sensación, es como una purificación.

      Eliminar