UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

miércoles, 30 de julio de 2014

Mañana de playa


Ayer por la mañana estuve en la playa nudista más antigua de Valencia. Disponía de unas horas y me acerque buscando la voz de las olas, la arena bajo mis pies y el silencio del entorno. Pero también un lugar tranquilo desde donde mirar a mi interior.

Estupendo quitarse toda la ropa para sentir la vida en tu piel. Así, que me di un baño de mar sorbiendo la sensación de libertad que te da nadar desnudo.






Fuera del agua, el aire secaba mi cuerpo con tanto agrado que me sentí feliz. Me senté en la toalla en la posición del loto, y así, desnudo medite acompañado por la placidez de la mañana.



Respiraciones profundas penetraron en mi hasta aplacar toda incertidumbre llenándome de luz. Desapareció el ansia, las ganas, los deseos ocultos a los ojos de los que viven a mi alrededor. Todo se transformó en una tranquila visión de la existencia.

Pasado un buen tiempo volví a la realidad. Me bañe de nuevo, esta vez había más gente a mi alrededor, muy poca pero había. La mayoría paseaban por la orilla dejándose seducir por el sol. Para mi solo eran hombres que caminaban por la arena.



Me sentí en paz y armonía conmigo mismo y con el universo. Ayer fue un día hermoso.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento de algún derecho se retirará inmediatamente

3 comentarios:

  1. No hay nada como el mar para relajarse.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la tranquilidad y la armonía que desprenden tus palabras...ojalá este verano personal tuyo se prolongue más allá de lo meteorológico!

    ResponderEliminar