UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

jueves, 26 de junio de 2014

En el refugio de una habitación



Hoy me has llamado para decirme que ansias buscar refugio entre sabanas compartidas, que necesitas encontrarte con mi cuerpo, arroparte con mi piel, cobijarte en el silencio de una habitación.

Me dices que es duro no poder abrazarse sin prisas, sin miedo a ser vistos. Que te sientes como si robásemos lo nuestro. Es verdad, en la calle, por muy solitaria que este, uno no se siente pleno, sino más bien acosado por la incertidumbre de ojos escudriñadores.

Una habitación es como un refugio, donde darse y recibir con sosiego,  donde el tiempo se detiene para nosotros, porque nuestras miradas nos pertenecen y nuestras manos, y nuestras sensaciones y nuestras palabras.

En su resguardo, más allá de nosotros se eterniza el momento, el placer del goce de saberse, de existir alegres entre entrecortados sonidos y sublimes expansiones.

Allí, uno puede entregarse al otro con la complicidad de lo íntimo. Aunque esa intimidad sea solo un abrazo y un sincero beso depositado en el cuello con ternura. Solo ello es suficiente para que la plenitud sea hermosa.



------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento de algún derecho se retirará inmediatamente. 

7 comentarios:

  1. Que bonitas imágenes, y qué sensuales también.
    Lo que tienen las puertas, en este caso de una habitación, es que cuando se cierran dejan el mundo afuera y también queda fuera todo lo que ese mundo tiene que decir a propósito de los dos que quedan dentro.
    Allí dentro solo queda, como bien dices, la entrega, la complicidad y la ternura.

    ResponderEliminar
  2. La intimidad de una habitación es incomparable.

    ResponderEliminar
  3. Estupenda entrada. Como tantas otras veces, Germán. Muy sensual, tocando esa fibra de nuestra sensibilidad que nos hace especiales. Totalmente de acuerdo con Un-ángel.
    Salud a todos!

    ResponderEliminar
  4. Nada más bonito, que poder demostrar lo que siente, sin tener miedo, pero jugando con la frase de la mítica película Casablanca "Siempre nos quedarás una habitación", no se puede añadir nada más de como lo has expresado Germán. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Todo puede pasar entre cuatro paredes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a este viaje que es fruto del deseo y las ganas.

      Eliminar
  6. Todo puede pasar, y por fortuna pasa. Gracias por vuestros comentarios que como siempre son geniales

    ResponderEliminar