UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

martes, 8 de abril de 2014

Buscando mi libertad de ser




Hoy me sentia vacío. Me he levantado con tristeza, melancolía e impotencia. Buscaba la alegría y no la encontraba. La esperanza se vislumbraba a lo lejos con una luz tan débil que parecía apagarla el soplo de la oscuridad.

Sentía la sensación de buscar mi libertad pero una garra me oprimía en la menoría del pasado. Llamo a la puerta de la primavera y no me abre. Mi cuerpo tendido ante ella se suma en un abismo frío. Su susurro me taladra hasta que hastiado de sufrir me rindo a la evidencia. ¡Ayer!, te soñaba aliado, amigo fiel. ¡Hoy!, no se lo que eres. 

Tengo la sensación de que pierdo el tiempo en cosas que no me despiertan a la vida. Necesito caminar por un paisaje que me llene de sensaciones bellas o que me llegue una mirada cercana que traiga una sonrisa a mi rostro.

De golpe, un pensamiento tan tenue, pero tan lleno de positivismo ha abierto la puerta de la primavera, rompiendo tu oscuridad, encendiendo su luz para amarme desde la verdad más pura. ¡Ahora! recostado en ella, vivo que desde hoy, quiero ser solo yo mismo.



------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento de algún derecho se retirará inmediatamente. 

4 comentarios:

  1. ¡Despierta, amigo! Levanta de ese escalón frío y gris y date cuenta de que, quizás, esa esperanza que buscas no está en ningún horizonte lejano sino al otro lado de esa puerta que vigila tu desánimo, esperando que te percates de que estás a su lado por alguna razón, no por casualidad. ¡Decídete! ¡Ábrela! La primavera que anhelas está detrás de ella. Detrás de esa puerta te hayas tú mismo: Sí, en realidad ya estás dentro, pero tu desánimo te engaña con un espejismo: el de que estás fuera, buscando, anhelando lo que ya posees. Mira en tu corazón: hay amor, hay amigos, hay vida. No seas avaricioso y disfruta de esas pequeñas grandes cosas. No te castigues más. Sé feliz. Ábrete a ti mismo esa puerta de una vez.
    ¡Salud a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Sagan, aunque esa no es la cuestión. La tengo aprendida. Lo que me dolió es que un amigo al que yo consideraba un gran amigo vaya hablando mal de mi a mis espaldas para que otros dejen de hacerlo. Es una persona que dice que está en la luz, pero si fuese cierto no hubiese hecho lo que hizo. Más bien en él anida la oscuridad, la que me atrapó a las puertas de la luz figurada en la primavera, durante unos días. Ahora brilla en mi la fuerza de la luz. No voy a imitarle, me niego, no voy a hablar mal de él, él mismo ya lo hace.

      Solo puedo decir que si algún día quiere volver a ser luz, estaré por aquí. Un abrazo.

      Eliminar
  2. La realidad es esa: puedes esperar, soñar y desear, pero mientras tanto, abrete a la vida, disfruta el momento y sé nada más tu mismo. Y lo que tenga que llegar ya llegará si quiere, entretanto tú no te dejes un solo minuto por vivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Un-ángel. Sois grandes amigos, se os quiere.

      Me dolió lo que hizo un amigo al que tengo en consideración. Solo eso. Día a día me alimento de las ganas de vivir al lado de la mujer a la que amo. Ahora es lo que quiero y deseo. Ello y compartir con vosotros buenos momentos conversando de lo que nos inquieta y gustaría.

      Abrazos.

      Eliminar