UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

viernes, 14 de marzo de 2014

Próxima parada: vivir las Fallas

Valencia huele a pólvora y fiesta. Los monumentos se levantan hermosos y satíricos en calles y plazas. Las mascletás nos hacen gozar, sentir, vibrar y emocionar. El olor a azahar se confunde al de una exquisita paella o el de los buñuelos de calabaza. Pronto la plaza de la Virgen se llenará de flores en sentido amor de un pueblo por la Geperudeta. El color, la música, la alegría recorrerá las calles de la ciudad y de todas las ciudades que celebran la fiesta josefina. Sin duda es una fiesta grande que une a gentes de todas las ideas políticas y estamentos sociales. Eso es para mi lo mejor de cualquier festejo, el compartir con los demás, sea quien sea, un momento de tu vida.

Este viajero hará una parada en su increíble viaje para disfrutarlas al máximo. Tal vez penséis que es una buena oportunidad para compartir un abrazo de hombre, ¡quien sabe!, aunque las perspectivas son totalmente nulas, ya que me gusta separar una parte de la otra. En realidad mi abrazo es para todos vosotros, para quienes de una forma u otras integráis una parte de mi vida


Bones Falles a tots i totes!

¡Felices Fallas a todas y todos!


2 comentarios:

  1. Es una buena oportunidad no para disfrutar concretamente el abrazo de un hombre, sino para disfrutar lo que la vida te ofrece ahora con la gente que forma parte de tu vida y a la que quieres.
    Feliz escala en tu viaje y ¡felices fallas!

    ResponderEliminar
  2. Pásalo muy bien y disfrútalo por todos los que no podemos estar pero nos gustaría.

    El cartel, genial, genial: Valencia en la base de esas llamas cálidas y abrazadoras (sí, con z), pero resistiendo, eterna a su fuego y siendo su origen. Muy acertado. Algún día tengo que ir a Valencia en fallas.

    ¡Salud a todos!

    ResponderEliminar