UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

martes, 15 de octubre de 2013

El placer de mirar



El placer se da de muchas formas y se ofrece en otras muchas más. No os preocupéis, no pretendo confundiros, ni convertiros en voyeurs. Es más, no lo soy. Me parece formidable que haya gente que le guste mirar como los otros gozan del placer, pero a mi me gusta disfrutar de la piel del otro, de mi piel. Aunque cuando uno está solo se hace agradable mirar aquello que nos deleita, incluso hasta erizarnos la piel.



Entonces se hace preciso apacentar nuestros sabores con un hombre cumplido en masculinidad. Encandila acariciar sus vellos enredándose en ellos, presionar sus pezones, o deslizar la mano hacia el ombligo para perderse en sus genitales. Sentir como crece en tu mano su pene al igual que crecen sus gemidos. Hacerlo tuyo para que llene tu piel de sus sentidos.

El placer de mirar alegra el momento. ¡Disfrútalo!.























------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia.

4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, mejor sentir que mirar. Aunque mirar de vez en cuando tampoco hace daño a nadie... ;)

    ResponderEliminar
  2. El sentir el roce de la piel, con la piel de otro hombre es algo de lo más placentero, pero, quien no tiene el espejo como un buen aliado para momentos de soledad.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con vosotros, prefiero sentir el roce de la piel, a pesar de excitarme con mirar.

    ResponderEliminar
  4. Yo también comparto vuestra opinión. ¡Si es que todos los bucaneros que fondeamos las aguas de este blog tenemos al final una sensibilidad similar!
    Salud a todos.

    ResponderEliminar