UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

lunes, 8 de julio de 2013

Juegos en el agua


Estos días es un placer para los sentidos gozar del verano. El calorcillo propio nos acompaña para liberar nuestras mentes de constreñidos tabúes. Sin duda, acompaña la mirada y el deseo. Miradas, deseos, ganas, que se disfrutan mejor en apartados lagos y solitarias playas donde la libertad se desata para jugar con el agua sintiendo la piel del otro.

Pocas veces son las que he podido deleitarme así, ya que casi siempre voy solo a las playas nudistas, pero cuando he mojado mi piel con el agua y los sentidos de otra persona, el goce es grande. No penséis que me refiero solo a que haya sexo.

Para mi es muy importante la complicidad de dos cuerpos desnudos. Esos instantes en que haya un tímido roce, o una mano que busca una caricia, o una risa que se abre en alegre estremecimiento. Esos instantes en que somos rociados con la fría agua lanzada por la palma de un amigo a la que sigue toda la presión de su cuerpo para derrocarnos en el agua. Esos instantes en que un sentido abrazo te hace sentir toda la fuerza de la masculinidad, buscando unos labios que saben a agua y sal. Esos instantes en que nuestros sexos se rozan, acarician, coquetean sin predisposición alguna. Esos instantes son mágicos. Están llenos de vida


Juegos de agua en los que piel con piel sentimos la cercanía, la entrega del otro,  o de los otros, con el único fin de hacernos felices, de ser felices. 




------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor  por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario