UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

lunes, 29 de julio de 2013

Desatendida mirada



Era temprano, la cala estaba casi vacía de miradas. Pero allí estabas tú, mirando al mar que abría las rocas como un frescor con el que calmar mi ardiente piel.

Por un momento pensé que el mar me regalaba mis sueños, los que cumplen en mis soledades cuando busco al amigo con el que ansió extasiar mi cuerpo.

Tú estabas solo, yo no. Nuestras miradas se cruzaron mil veces tropezando con mi obligada cautela. Hablaban los ojos, callaron los cuerpos.

Duele mi silencio, tanto que aun me duelen tus gestos de ganas.

Ayer en una cala amordace mis deseos.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor  por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia

sábado, 27 de julio de 2013

Tiempo de vivir




Ya no quiero estar más de rodillas buscándome entre la espesura de la vida. Es hora de encontrar el camino que he venido a recorrer, de gozar del mundo, de sonreír a la alegría.

¡Bienvenida olvidada libertad!.

Sobre la blanca tierra he encontrado el rumbo perdido. Lo he hallado acicalado con mis sueños y grandezas, mis vicios y excesos, mis anhelos y ganas de vivir.


Ha llegado el tiempo de ser yo.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor  por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia

viernes, 26 de julio de 2013

Piscina de dudas y deseos



Un amigo ha subido a su página de una red social esta estupenda fotografía. Los comentarios se han producido en cascada  Sin duda fruto del deseo de muchos por vivir, gozar, sentir en la piel un momento así. ¡Vamos!, que las piscinas dan mucho juego si se comparten con alguien deseado.

A mi me pasó lo mismo, me provocó deseo y ganas, pero también confusión al recordar una proposición que me llegó al publicar en este blog la entrada de Juegos en el agua.

Por lo visto aquella entrada provocó sensaciones de placer en muchos de vosotros, entre ellos un buen amigo que me invitó a compartir su piscina para gozar juntos con las pasiones que describía. Es decir, sentir un momento tan pleno como el de la fotografía.

Reconozco que fue muy tentador. Pero como mi realidad actual está por complacerse con mi relación de pareja, decline su invitación. Si he de ser sincero, una parte de mi pedía que aceptara. La misma que me dice una y otra vez que debía haber gozado del agua con él. Pero entonces actúa mi otra parte para decirme que hice lo correcto. Dudas, miedos, ganas, inquietudes, respeto…

Así es la vida de un casado bisexual, siempre girando entre la incertidumbre, el deseo, la turbación o el temor.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor  por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia

jueves, 11 de julio de 2013

Placer de agua en el bosque


Hace calor. Mucho calor. Estamos en verano. Buscamos lugares a la sombra, donde refrescarse de tanto calor. Bueno, eso era antes, porque ahora la mayoría busca cobijo al amparo del aire acondicionado. Chorros de aire frío que te congelan hasta las ideas, y a veces, hasta las ganas.

¡Si!, reconozco que se hace imprescindible en ciertos momentos. Pero para mí, como lo natural no hay nada. 

Verano. Calor. Tiempo del contacto con la naturaleza. De fusionarse con el paisaje.


Verano. Estación para perderse en un frondoso bosque, caminando desnudo por solitarios senderos donde solo se oyen nuestros pasos, teniendo como único compañero el sol, que nos acaricia tostando la piel, calentando de deseo.


Verano de pasos ardientes, de gotas de sudor que resbalan con sabor acre y dulzón. Pasos que nos llevan a la búsqueda del agua purificadora, sanadora, liberadora del cansancio y la pesadez del polvo.


FOTOS CODYCUMMINGS.COM

¡No me digáis que no es todo un lujazo disfrutar del encuentro con el agua fusionada con la naturaleza!. Del placer que nos ofrece el agua cuando se goza al aire libre, como este amigo que place de una refrescante ducha en plena naturaleza, con el bosque casi pegado a su cuerpo. 




Satisface que el agua resbale por nuestra densidad, que lo haga en miles de gotas que lujuriosamente acarician la piel. Nuestra mano las persigue queriéndolas atrapar. Juega con ellas, claras y frías, entrelazando los dedos en el mojado vello, aplastándolas con deseo de que otra mano juegue con esas mismas gotas de agua.

La mano resbala regada, hasta tropezar con el duro tronco, y juega con placer. Lo acaricia con suavidad, en movimientos que son delicia para los sentidos. Poco a poco el agua se transforma en temblores, jadeos, resuellos, estertores… 

En el silencio del bosque el agua lava el desbordado cuerpo con el canto de los mirlos y el placer de la vida.


 



------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor  por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia

lunes, 8 de julio de 2013

Juegos en el agua


Estos días es un placer para los sentidos gozar del verano. El calorcillo propio nos acompaña para liberar nuestras mentes de constreñidos tabúes. Sin duda, acompaña la mirada y el deseo. Miradas, deseos, ganas, que se disfrutan mejor en apartados lagos y solitarias playas donde la libertad se desata para jugar con el agua sintiendo la piel del otro.

Pocas veces son las que he podido deleitarme así, ya que casi siempre voy solo a las playas nudistas, pero cuando he mojado mi piel con el agua y los sentidos de otra persona, el goce es grande. No penséis que me refiero solo a que haya sexo.

Para mi es muy importante la complicidad de dos cuerpos desnudos. Esos instantes en que haya un tímido roce, o una mano que busca una caricia, o una risa que se abre en alegre estremecimiento. Esos instantes en que somos rociados con la fría agua lanzada por la palma de un amigo a la que sigue toda la presión de su cuerpo para derrocarnos en el agua. Esos instantes en que un sentido abrazo te hace sentir toda la fuerza de la masculinidad, buscando unos labios que saben a agua y sal. Esos instantes en que nuestros sexos se rozan, acarician, coquetean sin predisposición alguna. Esos instantes son mágicos. Están llenos de vida


Juegos de agua en los que piel con piel sentimos la cercanía, la entrega del otro,  o de los otros, con el único fin de hacernos felices, de ser felices. 




------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor  por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia

lunes, 1 de julio de 2013

Amar sin mentiras



No quiero mentir

Que difícil se nos hace a los bisexuales casados amar sin mentiras, vivir sin mentiras. 


Quieres a tu esposa, la amas con pasión, locura, ardor…. pero le mientes porque crees que para ser feliz has de buscar en otra piel lo que sin duda ella no puede darte. Llenas entonces tu vida de mentiras en casa, en el trabajo, con los amigos, la familia, el lugar en el que habitas. Mentiras llenas de duros silencios. Silenciosas mentiras que me esclavizan. Silencios no compartidos con el entorno que me hacen daño. Entonces pido perdón en silencio y, una y otra vez, te dices que tanto daño ha de acabar. 

Pasan los días, las semanas, los meses y vuelves a buscar esa otra piel que te llena de hombría. Las mentiras siguen en ti para vivir sin romper con todo aquello que deseamos. Amar a nuestra mujer con el silencio de otra piel. ¡Difícil!, no imposible.

Esta mañana de forma casual he encontrado esta sentida canción de Marc Anthony en la red, Amar sin mentiras. No he podido dejar de sentirme identificado con ella:

Aquí me ven
Tratando de dejar atrás
Las malas cosas del pasado
Limpiándome toda la piel...

Así me encuentro en estos tiempos, limpiándome la piel de otra piel, tratando de dejar atrás aquellos estremecimientos que en momentos creo que me hacen daño:

Aquí me ven
Es hora de recuperar
Lo que dejé por olvidado...

Llegó todo con tanta fuerza, rapidez y retraso en el tiempo. Costó tanto asimilarlo que casi me olvido que tenía una vida que me hacía feliz.  Hasta que un día fui consciente de que podía perder lo más importante, mi amor.


Como dice la canción, aquí me ven, tratando de vivir mi vida sin mentiras, descubriendo que un hombre, una mujer bisexuales pueden ser leales a sus parejas amándoles sin mentiras, aunque cueste, aunque haya momentos en que el deseo de otra piel asfixie hasta dejar de sentir.

Os dejo con Marc Anthony y tan hermosa balada.




------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor  por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia