UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

martes, 25 de junio de 2013

Verano desnudo de playa


El viernes nos tocó el verano, y lo hizo de forma que más bien parecía la llegada de la primavera. Cielo manoseado de nubes, templado el aire y fresca la noche. Desde entonces parece que poco a poco vaya encontrando su sitio. Estos días ya brilla el sol con más fuerza resbalando sobre nuestra ansiosa piel. Es tiempo de disfrutar de sus caricias con prudencia y respeto. Apetece embeberse de su energía cuando sale o sentarse en una terraza a su puesta, cuando la caída de la tarde se hace amable, o pasear en la noche sintiendo la cercanía de la luna, o desnudarse en playas, ríos y piscinas para absorber su calor, para que de chispa a la pasión caliente y dulzona.

Con el verano voy siempre que puedo a la playa. Tan solo llevo una toalla y un sombrero trenzado con fibra natural para que cubra mi cabeza. Y es, que las busco solitarias, escondidas, tranquilas, donde pueda desnudar mi cuerpo, gozar de la brisa del mar, el cabello del sol, o el agua que lubrica mi piel.

Un verano de playa mi vida encontró la libertad que me da la bisexualidad. Camino y siento la paz en mí, ando con vosotros y el agua destella en sosegados rayos.

En verano mi sombra me acompaña con más intensidad siendo testigo mudo de mis ganas de vida.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La fotografía procede de Internet, y no se cita al autor  por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario