UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

viernes, 7 de junio de 2013

Lujuriosa tentación




Arrojarse a tan lujuriosa tentación es más fácil de lo que uno cree.  Puedes caer en ella con la mirada, pero también acariciando tan sedosa piel... ufffffsssss! mejor parar que sino me voy a perder.

¿Sucumbirías a la proposición que se desliza ante tus ojos? Somos libres para hacerlo. En mi caso, supongo que hoy no caería. 

A lo mejor vuelva el deseo dormido algún día, cuando uno quiera despertar un tanto del abrazo de mujer.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Las fotografías procedes de Internet, y no se cita al autor, por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia


5 comentarios:

  1. ¡Cuidado Germán, algunas veces es suficiente con que digas que no para que la tentación aparezca por la puerta de atrás!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te digo que no, que nunca se sabe lo que va a pasar.

      Eliminar
  2. Si la tentación nos que acompaña en repetidas ocasiones,Porque negarse a su placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Nada más lejos de mis pensamientos!. En ningún caso uno ha de renunciar al placer. Tan solo digo que en estos momentos no esta en mi mente. Pero por esa misma razón, desconozco si lo va a estar mañana. Las tentaciones motivan nuestra vida transformadas en deseos.

      Para mi es todo un placer volver a tenerte por aquí.

      Eliminar
  3. Wilde dijo que la única manera de vencer la tentación es cediendo a ella. Probablemente tenia razón.

    ResponderEliminar