UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

domingo, 2 de junio de 2013

El deseo empieza por uno mismo


Estos días he leído en las redes sociales quejas de amigos en las que afirman no encontrar a nadie con quien compartir sus deseos o, lo que es peor, el haber perdido la pasión. Sí, ya sé que parecen dos puntos diametralmente opuestos, pero si los miramos verdaderamente veremos que en los dos se reprimen los deseos.




Está claro que el deseo empieza por uno mismo. Lamentablemente lo olvidamos en esta sociedad en la que permanecemos absorbidos por el trabajo o por la carencia del mismo, por la estética de los cuerpos perfectos, por acomodarse a la vida, por ser el mejor en todo. Nos da pánico explorar nuevos caminos, y más si en ellos se cruza nuestro deseo. Uno no sabe lo que se va a encontrar y prefiere quedarse como está a descubrir nuevas y placenteras sensaciones, sin ser consciente que estamos creando nuestro propio enemigo.

Cuando te mires al espejo quierete. Fotografía de Grete Stern
El poder de la mente, de la razón, es importantísimo. Produce el mismo efecto pensar que uno es horrible y nadie se le va a acercar, que creer que ya ha vivido todo en el plano sexual o afectivo y no va a descubrir nuevas sensaciones con su pareja. Si tú no te quieres, si no te apeteces en los momentos de placer solitario, si no te deseas en momentos cotidianos, si no buscas tu propio jardín de las delicias, es difícil que puedas atraer a alguien. Cuando uno se erotiza, acaba por erotizar al otro.


A veces comienza desde un gesto o una mirada, sorprender, un pañuelo, ambiente apropiado, un juguete o simplemente con tu poder de atracción. Todos lo tenemos, solo hay que descubrirlo. Lo que no podemos pretender es obtener resultados satisfactorios haciendo siempre lo mismo. Debemos hacer por que nos guste nuestra vida. Como dice la sexóloga Miren Larrazabal "si quieres tener una vida sexual saludable tienes que trabajarla".


Cada mañana al despertar sonríete. Cada noche al acostar sonríete. Sonríe a lo maravilloso que es vivir desde el deseo a tu propia vida.





------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Las fotografías procedes de Internet, y no se cita al autor, por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia


2 comentarios:

  1. Debi haber leido antes de escribir. Estoy de acuerdo en todo, lo dificil es llevarlo consigo a diario. Tal vez tenemos la sensación de vivir aislados justo en medio de una extraña civilización que niega lo humano y ensalza lo cretino. Espero que comentarios como éste, y la voluntad de renovarme cada día, logren sacarme del mundo fingido y pasearme desnudo por el de los sentidos.

    Gracias una vez más Germán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir así es un buen ejercicio de autoestima y confianza en uno mismo.

      Eliminar