UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

lunes, 3 de junio de 2013

Comunicando con mis ángeles (7)



Semana del 3 al 9 de junio

Por segunda vez llega un Ángel a traernos Valor y Libertad. Desciende para alejar fuerzas negativas que pululan a nuestro alrededor. Su energía es fuerte, dinámica, vital. Sin duda, mucha es la energía que necesitamos en estos duros momentos que estamos viviendo para sobrevivir el día a día. Nos dice que estemos en calma, que nos ilumina una fuerza secreta. El cielo nos ayuda ahora.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Las fotografías procedes de Internet, y no se cita al autor, por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia


4 comentarios:

  1. Antes, de niño, creía en los ángeles del cielo. Con el tiempo, y al tiempo que ellos perdieron sus alas, me fuí dando cuenta de que todos los ángeles hábidos y por haber están aqui, en la Tierra.
    Por eso yo no te pido que me bajes una estrella azul, solo te pido que su espacio llenes de vez en cuando con tu luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que hay ángeles que llegan a nuestra vida por un instante, unas horas, un tiempo o toda una vida. Son aquellos seres humanos que están a nuestro lado en ciertos momentos para que todo sea amable y bello. Pero estoy seguro que existen otros que no vemos, pero que presentimos a nuestro lado cuando les llamamos.

      Gracias Paco por estar ahí, por llenarnos con tu luz.

      Eliminar
  2. Los Ángeles Custodios han sufrido en mi mente la misma transformación que mi vida, en su metamorfosis de la transcendencia a lo próximo. De experimentar una época pía que casi levitaba, he llegado a lo pragmático y laico. Los ángeles asexuados han pasado a tener sexo pero ambivalente. Han renunciado a la pureza pero no a su inteligencia. Han cambiado de dios: Antes Yavé ahora Eros. Antes sabiduría y gracia, ahora razón y energía positiva, como ausencia de lo negativo.
    Aquellos ángeles de antaño, eunucos para el reinos de los cielos, hogaño guían mis pasos hacia el festejo terrestre, imperando el reino del sexo. El sexo se convierte en patrimonio del ser humano, no de ningún género. Sana y natural ambivalencia. Mi Ángel Custodio guía mi razón en libertad y mi inspira la energía sexual que satura mi cuerpo de placer y felicidad. Me hace ser libre; prescindiendo de mis cualidades moldeadas por las normas de una deidad. Administradas por la clase sacerdotal que se arroga la infabilidad de estar en la verdad. Cuando mi ángel de la Guarda me despojo de los hábitos sociales y religiosos, preñados de prejuicios y de complejos, me sentí un hombre nuevo. Lejos de dejar de ser hombre, me sentía más hombre y me diferenciaba más de los otros. Me transmitía la suficiente energía como para estimularme: Yo mismo conmigo mismo. Eros se hacía presente y festejaba la llegada de tal energía erótica, que ya no distinguía qué género tenía aquel potencial sexual. Otros hombres, otras mujeres, mujeres que se sentían hombres y hombres que se identificaban con mujeres. Había conseguido participar en la rebeldía del Ángel Caído. Lograba transgredir la historia impuesta a la humanidad por una religión concebida para castrados. Y esto suponía una provocación para aquellos que aún eran tutelados por los Ángeles, Arcángeles, Tronos, Potestades, Querubines y Serafines de toda la vida. Todos ellos me hicieron renunciar a la libertad y a la igualdad.

    ResponderEliminar
  3. Pedro, una muy interesante y densa en simbolismo experiencia de vida. Como tú, no creo en la casta sacerdotal, pero si en el mensaje de luz de Dios, de las energías puras, de nuestros ancestros, de los ángeles que nos acompañan día a día. En mi caso, es al contrario, gracias a ellos he encontrado mi libertad e igualdad. Ellos me han ayudado a entender y aceptar mi bisexualidad. Me han dado pautas para ser feliz con mi vida, para vivirla con alegría.

    ResponderEliminar