UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

jueves, 11 de abril de 2013

Comunicando con mis Ángeles




Al despertar, ahí está mi Ángel. Al dormir, ahí está mi Ángel. Amo a mi Ángel. El, ellos, son los guardianes de mis sueños, se ocupan de mis realidades y anhelos, dándoles forma, escenario, color, imagen, realidad.

Ellos saben lo que en verdad es bueno para nosotros, evitando que caigamos en el incierto de la oscuridad y la desazón. Por muy mal que nos sintamos, por muy dura que sea la situación que vivimos, debemos pensar y creer que todo puede cambiar a mejor, tan solo tenemos que dejarnos llevar por sus alas de espuma y cielo.

Todas las mañanas enciendo un incienso, una vela blanca y…… juego con él, meditamos, charlamos, sentimos, lloramos o reímos. Somos uno. Ambos sabemos que dejando el mundo convencional aparece el mundo de la autenticidad. Es el lugar donde comenzar a fraguar el presente para construir el futuro que deseamos vivir.

Ellos no podían faltar en este blog en el que expreso mi mundo interior, tan pleno de sentimientos e inquietudes, ya que forman parte de mí. Espero que visiten estás paginas a menudo llenándolas de nuevas energías y mucho amor, para que vosotros también sintáis el aleteo de la felicidad.

Gracias Ángeles.        
          

   


------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Las fotografías proceden de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia. En caso de incumplimiento involuntario de algún derecho se retirará inmediatamente

2 comentarios:

  1. Todos sin excepción alguna tenemos un ángel que nos acompaña, nuestro ángel de la guarda. El es nuestro amigo y confidente, con el establecemos una relación desde el corazón, basada en el amor, la confianza, las palabras cálidas, tiernas y un deseo de sentir su presencia, escuchar su mensaje y aplicarlo a nuestras vidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se podía expresar mejor. Esa es la realidad, aunque muchos no quieran escucharle o sentirle, o no hemos querido en un momento de ausencia, porque es más cómodo tener la razón, por mucho que estemos equivocados.

      Eliminar