UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

martes, 23 de abril de 2013

23 de abril, fiesta del Libro





El 23 de abril se celebra el Día del Libro. La historia dice que fue un escritor y editor valenciano, Vicente Clavel, quien propuso en 1926 celebrar el día del libro como homenaje a Miguel de Cervantes. Los primeros años tuvo lugar el 7 de octubre, día en que se cree que nació el insigne escritor. En 1930 surge la idea de trasladar la festividad a la fecha de su muerte, esto es, el 23 de abril. No solo influyó para el cambio la vida de Cervantes, también que era una fecha más apropiada para celebrar actos en la calle. En 1995, la UNESCO instauró oficialmente el 23 de abril como Día Mundial del Libro y del Derecho del Autor en homenaje a los dos escritores más grandes de la literatura universal, Cervantes y Shakespeare.

Hasta aquí todo muy adecuado…. si obviamos el dato de que ninguno de los dos falleció en realidad el 23 de abril de 1616. Parece ser que investigaciones recientes y no tan recientes así nos lo hacen ver. Mejor que me dirija a la edición digital de un periódico nacional que dice al respecto:

A día de hoy, los expertos coinciden en que Cervantes murió, en realidad, en la noche del viernes 22 de abril, en la más absoluta pobreza a causa de su diabetes. Todo el mundo creyó que fue el 23 por ser el día en que fue enterrado, tal y como figura en su sepultura, que pasó a ser el único documento que trascendió de su óbito.

Con respecto a la muerte de Shakespeare, la confusión es algo más complicada, pues tiene que ver con los calendarios juliano y gregoriano. Es cierto que el inglés falleció, efectivamente, un 23 de abril, pero del calendario juliano, es decir, el anterior a la reforma llevada a cabo en 1582 por una comisión científica y pontificia dirigida por Gregorio XIII, que adelantó 10 días todas las fechas para corregir los errores del calendario juliano.

Como suele ocurrir, Inglaterra no secundó esta reforma hasta muchos años después, en 1752, mientras que España, Italia y Portugal se adaptaron de inmediato al nuevo calendario. Esto quiere decir que aunque pudiera ser cierto que Cervantes muriera el 23 de abril de 1616, tal y como indica su sepultura, lo cierto es que Shakespeare falleció el 23 de abril de 1616, pero según el calendario juliano, lo que supone que, en realidad, feneció el 3 de mayo del mismo año.

Lo cierto es que se conmemora en todo el mundo el Día del Libro, y que es un motivo de alegría y celebración, o al menos para mí. Este año quiero regalaros en este día un libro con cerca de dos mil años de antigüedad. Lo recibí como obsequio adelantado la semana pasada por parte de un querido amigo. Es un libro por el que no han pasado los años, parece escrito hoy mismo. Cartas a Lucilio de Lucio Anneo Séneca. Su lectura nos acompañará durante todo este año desde este perfil, y espero que lo améis tanto como lo hago yo.

Que mejor que dejaros con estas palabras de Séneca que me llenan de esperanza y dicha: 


No es feliz el que no cree que lo es



¡Feliz día del libro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario