UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

domingo, 24 de marzo de 2013

Querelle


En mi etapa de estudiante frecuentaba un cinestudio donde poder ver películas de autor. Me gustaba adentrarme en aquellos personajes tan extremos. Aprendí mucho con aquellas películas que para mis amigos eran unos auténticos tostones, así que acabe yendo solo.

Cartel de la película
Todas las semanas compraba la Cartelera Turia, en la que repasaba toda la oferta cultural de Valencia. Un día de 1982 me sorprendió ver el anuncio de una película de Rainer Werner Fassbinder basada en una novela de Jean Genet de 1947, Querelle de Brest. Recuerdo que me sentí atraído por el cartel de la película y aquella nota publicada en la cartelera en la que se hablaba de un mundo sórdido en el que se mezclaba deseo y violencia.

Una desgarradora historia en la que se da una desoladora reflexión sobre la homosexualidad y su vínculo con la criminalidad. Me sorprendió la exuberante puesta en escena con aquellas gamas de colores rojos y dorados, pero sobre todo escenas que rozan la pornografía. Salí impresionado por todo lo que había visto en el metraje, sobre todo por la interpretación de Brad Davis en el papel de Querelle, Jeanne Moreau en el de madame y Franco Nero en el de capitán del barco.

Brad Deivis como Querelle


Os la recomiendo, aunque estoy seguro que la habéis visto alguna vez. Si no es así, os acerco una sinopsis de la película que nos centra en el bello marinero Georges Querelle. Junto a la tripulación de su barco, el Vengeur, ha recorrido todo el mundo. Pero Querelle es también un ladrón y asesino cuando llega a tierra, además de traficar con opio con el dueño del Feria, un burdel de la ciudad portuaria de Brest, y un policía también gay.

Querelle asesina a su cómplice y compañero de tripulación Vic en un acto mezclado de deseo y violencia. Para suerte de Querelle, un capataz de la construcción de Brest llamado Theo muere asesinado por uno de los miembros de su cuadrilla de obreros llamado Gil, como rechazo a las frecuentes humillaciones sociales y sexuales sufridas. Gil se esconde de la policía, y Roger -hermano de Querelle, amante de Lysiane la madame del burdel Feria y enamorado de Gil- establece un contacto con el marinero, quien promete ayudarle a escapar de la policía.

La relación entre Gil y Querelle se convierte en una relación de amor. Querelle siente una atracción especial por Gil, al considerarle del mismo rango que él: un asesino. Sin embargo, Querelle traiciona a su amado avisando a la policía sobre el plan de fuga que le ha preparado y guardando el anonimato.








En paralelo se dan otras escenas como las que muestran al patrón de barco llamado Lieutenant Seblon, enamorado de Querelle, por su perfección y su instinto asesino, protegiéndole de la justicia.


Franco Nero en el papel de Lieutenant Seblon




La adaptación surrealista de Fassbinder consigue alcanzar el nivel de dramatismo y abstracción de la novela original de Genet, escritor homosexual y protagonista, a su vez, de varios episodios delictivos juveniles. Una novela que cuenta con unas impresionantes ilustraciones realizadas por Jean Cocteau y que merecen una entrada aparte.

Fue el trabajo final de Fassbinder y, según sus propias palabras, la película más importante de su carrera como director de cine. 

Cuando la vi desconocía que esta película era de temática gay, y más aún que con el tiempo se convertiría en un icono del cine gay. Ahora que pienso, ¿por qué no me he olvidado de ella? Quizás sea porque en el fondo ya tenía entonces ciertas inquietudes ocultas durante todos estos años en lo más hondo de mi ser o porque me sedujo la interpretación del actor Franco Nero en su papel de hombre enamorado de otro hombre, tan lleno de masculinidad.











1 comentario:

  1. Yo tambien la vi, fui hasta un cine a seis kilómetros en las afueras de la ciudad con un amigo. No la recuerdo muy bien, pero se que gustó el papel que desempeñaba el capitán. Al salir del cine, una doble sensación: triunfo y cierta vergüenza, triunfo por haber sido capaz de ir a verla y vergüenza por haber visto lo que ví. Ya sabes, dos hombres solos, una película de homosexuales,... aún qme quedaba mucho por andar.

    ResponderEliminar