UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

sábado, 2 de marzo de 2013

¿Porqué a mi?


Pasados unos días de desbordada euforia y contento, incluso satisfacción, por lo que había pasado en la playa, llegó el bloqueo. Miles de preguntas me golpeaban el cerebro asfixiándome el respirar. Sí, me ahogaba, me agarrotaba tanto hasta el punto de que cambie en mi forma de ser, y deje a un lado a esa persona extrovertida y alegre para convertirme en un hombre dubitativo y distante. En mi entorno pensaban que era por el estresante trabajo que tenía, pero yo sabía que tan solo era un factor añadido. En realidad me horrorizaba pensar que podía perder a mi mujer.

Dios, ¿qué me estaba pasando?, ¿porqué a mi? ¿porqué descubrir ahora otras sensaciones?.

Llegue a tener asco de mi mismo. Me sentía como un mal hombre, dañino para mi familia, para la persona que más quiero, mi esposa. Me sentía tan sucio que no podía tocarla, acariciarla, besarla, hacerle el amor. Ella creía que era por el estrés, la ansiedad que llevaba tratando desde hace años de forma natural. Pero era por pensar que no era digno de tener el amor de una mujer tan maravillosa.

En aquellos momentos de zozobra aquellos recuerdos tan gratos se diluían en mis lágrimas, o cuando miraba alrededor, y no me sentía atraído por ningún hombre. Me seguían atrayendo las mujeres, y sobretodo la mía. Con respecto a mi despertar bisexual, en mi interior solo anidaba aquel hermoso tiempo. Ahora, me decía que debería haberle tocado, acariciado, sentido. Ahora, me decía que no debía pensar en ello. Ahora, le deseaba. Ahora, me llamaba a mi mismo imbécil por no gozar de la extraordinaria mujer que tengo a mi lado.

La fotografía es de Internet, y no se cita al autor por no indicarse su procedencia
Lo peor era no poder hablar con nadie. No tengo ningún amigo lo suficientemente comprensivo en este tema para entenderme, aunque si de los que saben guardar un secreto. No me veía con fuerzas para ir contando mis sentimientos. Solo quedaba Internet.

Sabéis que me gusta el nudismo. Hacía un par de años que buscando sobre el tema encontré una web con un nombre muy común: Pajilleros. Tiene un hilo donde se habla de nudismo, aunque claro está por su nombre deduciréis que no es lo que más interesa. Curiosamente, durante ese tiempo solo había visitado la página de nudismo, no me importaban los intercambios, ni las páginas gay, hetero o las bisexuales. Un día, lleno de desesperación entré en la zona bisexual, que aún no sé porqué esta en la parte gay. Y comencé a entender que no estaba solo.

Aún así, tardé dos años en darme de alta en el foro para poder chatear, así que podéis imaginar el sufrimiento de todo ese tiempo. Silencio y más silencio. Asfixia y más asfixia. Opresión que comenzó a diluirse cuando encontré a casados en mi misma situación, algunos con vivencias similares, otros, de toda la vida. Nunca pensé que se pudiesen hacer tan buenos amigos por la red. Ellos aportaron luz a mi vida, contestaron a las preguntas que me corroían. Poco a poco me fui aceptando. Entonces comencé una nueva vida. Pero, claro, una cosa es hablar y fantasear y desear, y otra pasar al plano de las realidades.



La fotografía es de Internet, y no se cita al autor por no indicarse su procedencia





7 comentarios:

  1. Cuando uno descubre que su sexualidad no responde a las conductas exigidas por la sociedad.Es muy fácil caer en una contradicción interior que nos hace plantearnos miles de preguntas, por eso al igual que tú, la mayoría buscamos las respuestas a nuestras preguntas en Internet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso agradezco tus comentarios. Saber que uno no está solo, te hace sentir como nunca debías de haber dejado de sentir.

      Eliminar
  2. Yo antes de dar el paso de extender mi sexualidad, me informé, pregunté... repregunté.... aun pareciendo pedante, pero todos lo que me contestaban no le daban importancia, porque sabían de ese estado mio en ese momento y me comprendían y tenían paciencia.... llegó el momento y lo hice con toda la tranquilidad del mundo y la conciencia tranquila......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como debe de ser, con la conciencia tranquila de vivir nuestra vida. Ya ves que como tú, también estuve mucho tiempo indagando con paciencia hasta tomar conciencia.

      Eliminar
  3. Bendito internet, al que todos hemos recurrido en estos momentos, y que nos ha ayudado a descubrir que no estamos solos y que no somos bichos raros.

    ResponderEliminar
  4. Todos tus comentarios son de hace dos años donde están ustedes por favor me gustaría hablar con usted

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan David, como ves sigo por aquí, escribiendo sobre mis percepciones. Estamos para ayudarnos, así que me puedes encontrar en este mail apoteosi248@gmail.com. Será bueno hablar contigo. Un abrazo.

      Eliminar