UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

sábado, 16 de febrero de 2013

Complicidad envuelta de algún que otro silencio


Aquel primer viaje iniciado junto al mar no acabó en ese momento, sino unos minutos más tarde ante la indecisión de hablar o callar. La verdad, me sentía tan bien, tan completo como hombre, que no dude ni un instante en contarle a mi mujer lo que me había sucedido. Nunca le había ocultado nada, y esta vez ¿por qué tenia que ser menos? Entre nosotros existe mucha complicidad como pareja. Hablamos mucho de sexo, infidelidades y demás, y siempre nos hemos mostrado abiertos y recepticios.

Así que llegue donde estaba ella con una sonrisa y le dije:

- La playa que hay al otro lado es más tranquila que está, si quieres podemos coger las cosas e ir allí.
- Estamos bien aquí, ¿por qué cambiar? Cuando volvamos al año que viene, entonces vamos.
- Está bien, este lugar es muy bueno. ¡Cariño!, Ni te imaginas lo que me ha pasado.

Me miro con extrañeza e inquisición esperando que siguiera hablando.

- Estaba caminando por la playa cuando se ha acercado un hombre y me ha preguntado por estas playas y si conocía otras de la zona. Hemos entablado una amena conversación, aunque de repente, al estar los dos desnudos ha acercado su mano y me ha acariciado el pene diciéndome que veía un bonito paisaje.
- ¿Y tú que has hecho?.

Su inquiríente tono de voz activo mis reflejos al indicar claramente que mejor era no decir la verdad.

- ¡Pues que iba a hacer!. Decirle que a mi no me van los hombres e irme. Ha sido una lástima porque la conversación era agradable y me ha gustado eso de hablar con alguien en una playa nudista como si nada, sin miedos ni apuros.

Las fotografías son de internet, y no se cita al autor por no indicarse su procedencia
Por suerte no preguntó más y nos fuimos a bañar disfrutando de un maravilloso día de playa. En aquel momento descubrí, que la complicidad entre una pareja puede existir envuelta de algún que otro silencio. El mío acababa de comenzar


No hay comentarios:

Publicar un comentario