UN SORPRENDENTE VIAJE QUE LLEGÓ A LAS PUERTAS DE LA MADUREZ, LLENANDO DE NUEVAS SENSACIONES MI VIDA.

jueves, 31 de enero de 2013

¿Es mejor hablar o callar?




Muchos son los que dicen que lo mejor que un casado bisex puede hacer es contarle sus fantasías a su mujer, para que juntos descubran nuevas sensaciones. No lo pongo del todo en duda, como tampoco que puede ser muy peligroso. Es de suponer que a unos les resolverá más de un quebradero de cabeza, pero a otros les supondrá un recelo o un desencuentro que puede acabar con su matrimonio. 


Para tal aserto, se alega que la complicidad con tu pareja es básica. Y lo es. Lo es compartir más que todo, hasta el último acto, palabra o pensamiento. Pero también es cierto que toda pareja tiene sus silencios. Silencios que sanan nuestro interior, porque todo ser humano necesita de un momento secreto. Son como pompas de oxigeno que nos mantienen vivos, y por tanto a la relación de matrimonio.  

Silencios más que necesarios cuando uno de los dos, no entiende que al otro le guste o atraigan ciertas cosas. Cuando, en este caso, ella no necesita explorar sentidos dormidos en el sexo. Si de verdad te importa, aquí toca callar, para no conseguir justo lo contrario, que tu pareja ande asustadiza, temerosa ante cualquier comentario o mirada furtiva.

Es difícil, complicado. Sin duda cada pareja es un mundo en si misma, y que lo que es bueno para unos no lo es para los otros. Tal vez baste con oír los comentarios que ella haga ante la escena de una película, la lectura de un libro o el cotilleo efectuado en un programa de la televisión sobre un famoso bisex para conocer el camino a seguir, igual nos sorprende, o igual nos reafirma en que es mejor estar callados, como en mi caso.

Así pues, de que lo que no se puede hablar es mejor callar, o lo que es lo mismo, es mejor callar que con la palabra lastimar.















Las fotografías son de internet, y no se cita al autor por no indicarse su procedencia

domingo, 20 de enero de 2013

Nunca dejes pasar una oportunidad que te haga feliz

La fotografía es de internet, y no se cita al autor por no indicarse su procedencia


Acabo leer una frase en el muro del facebook de una amiga que me ha dado un tanto que pensar: “Nunca dejes pasar una oportunidad que te haga feliz…. solo porque a los demás no les guste”.

Que simple parece, y lo que cuesta llevarlo a la práctica. Y es, que en la realidad del día a día, vivimos atados al que dirán de nosotros por desear hacer aquello que anhelamos, y así nos va. Sin duda, se da más en los pueblos y ciudades pequeñas en las que se conoce todo el mundo, pero en realidad en todos lados es una fuerza que nos ata, convirtiéndonos en esclavos de nosotros mismos. Romper esas ataduras cuesta, en mi caso lo voy consiguiendo poco a poco desde el respeto a mi mismo. Quiero vivir este viaje en plenitud, con felicidad y armonía. Se que es posible.

sábado, 19 de enero de 2013

Mi amigo y confidente




Desde el mismo día que inicié este inesperado viaje tengo un cómplice. Un confidente callado, discreto, silencioso de los que nunca van a contar nada. Esta tarde he estado con él, sorbiendo su mirada.

Como siempre que acudo a su lado, me quedo quieto, contemplándole primero, hablándole después. Me escucha en silencio, aunque a veces esté enfadado conmigo y me salpica con su fuerte y altiva verborrea. Hoy estaba un poco revuelto, no se sentía bien, tenía espasmos por el frío y el viento, pero me escucho como siempre.

Cuando enmudecieron mis labios, me sonrío mostrando sus blancos dientes. Tan blancos como la espuma del mar, tan tiernos como el agua que calma la sed. Entonces, sus húmedas manos acariciaron mi rostro, calmando mi interior. Las yemas de sus dedos me halagaron con pequeñas gotitas de agua sopladas por la brisa. Solo, dejando vacía la mente de todo, esta tarde he sido feliz junto a mi eterno cómplice, el mar.

La fotografía es de internet, y no se cita al autor por no indicarse su procedencia

jueves, 3 de enero de 2013

Un viaje inesperado


La fotografía es de internet, y no se cita al autor por no indicarse su procedencia.

Sin duda, el guión de nuestra vida está escrito desde que llegamos a respirarla por primera vez, resultándonos impredecible cada uno de los pasos que damos a partir de aquel momento.

Y es, que la vida, por más que queramos organizarla, preverla, ajustarla, ordenarla…. nos depara instantes que nunca hubiésemos pensado que fuesen a pasar. Así me ocurrió hace cuatro años. Sin pretenderlo me vi iniciando uno de los viajes más importantes de mi vida. Un viaje que abrió un sinfín de preguntas, dilemas, dudas, miedos, inquietudes y ganas hacia una recién descubierta bisexualidad.

Este blog solo pretende compartir con vosotros este viaje iniciado bien entrada la cuarentena de un enamorado hombre casado, cuando creía que mi vida iniciaría una etapa tranquila, consolidada por los años, y que ahora unas veces es hermosa y alegre, y en otras taciturna y llena de angustia. Estoy seguro que muchos os veréis identificados en este viaje, pues sé que no estoy solo.

Bienvenidos a este viaje iniciático de encuentro con uno mismo.